El COVID-19 cobró la vida de un policía de Toluca, el comandante Juan Carlos Osorno Corona, quien con valor y compromiso estuvo en las primeras líneas de batalla, pues cumplía su labor de cuidar a la población, por lo que el Ayuntamiento exhorta a respetar el sacrificio de estos héroes que se arriesgan día a día para que los demás puedan estar en su casa y cumplan las medidas de salud.

            El presidente municipal de Toluca, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, lamentó la muerte del comandante, quien por más de 17 años sirvió en la Dirección General de Seguridad Pública de forma honorable y ejemplar para sus compañeros y, pese a cumplir con las medidas de seguridad sanitaria como el uso de cubrebocas, como personal esencial trabajó hasta sus últimas fuerzas con la pasión que lo caracterizaba.

El COVID-19 es tan peligroso que cuando este valiente policía toluqueño fue ingresado al Hospital Regional por presentar los síntomas y problemas respiratorios, ni el diagnóstico temprano, el profesionalismo de los médicos o los tratamientos disponibles lograron salvar su vida.  

Por esta razón, el gobierno municipal de la capital reitera que el coronavirus no es un juego, Toluca se encuentra en semáforo rojo y hay que tomar todas las precauciones necesarias para salir con éxito de esta pandemia, por lo que hace un llamado a no salir de casa a menos que sea estrictamente necesario, lavarse las manos de forma constante, usar gel antibacterial, mantener una dieta balanceada, aumentar la ingesta de frutas y verduras, así como hacer 30 minutos de ejercicio diario.

Asimismo, en caso de tener que salir a trabajar o a adquirir artículos de primera necesidad, guardar la sana distancia, usar cubrebocas y guantes.