La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) ha atendido a 45 mil pequeños productores de maíz, frijol y arroz de Guerrero con el Programa de Fertilizantes, informó el subsecretario Miguel García Winder.

El funcionario recordó que este programa sólo se enfoca en Guerrero, aunque eventualmente planean extenderlo a otras entidades del país. Tiene un presupuesto de mil 300 millones de pesos para entregar fertilizante hasta para dos hectáreas a cada productor.

Expuso que el fertilizante será entregado antes de que terminen las temporadas de lluvia en los 81 municipios de Guerrero y se planea apoyar a 280 mil productores y productoras.

Hasta la fecha, explicó, hay 110 centros de distribución con 63 por ciento de insumo en las bodegas, lo que equivale a unas 100 mil toneladas de fertilizante en todo el estado.

El subsecretario indicó que continúan con la coordinación de los tres niveles, en colaboración con instituciones de investigación y educativas, y han realizado seminarios de acompañamiento técnico y traducción de información a lenguas indígenas, así como dos talleres virtuales para mejorar el uso de los fertilizantes.

Por su parte el titular de la Sader, Víctor Villalobos, puntualizó que el promedio de rendimiento en Guerrero es de alrededor de dos toneladas por hectárea. Dijo que calculan que, este año, al haber entregado el fertilizante a tiempo y entregar los dos complementos (urea y fosfato diamónico) se podrán duplicar los rendimientos si hay un favorable periodo de lluvia.

“El año pasado no obstante que tuvimos una prolongada sequía logramos en algunos predios de productores no solamente duplicar sino hasta triplicar el rendimiento por el efecto del fertilizante. Anticipamos, al menos, duplicar el rendimiento este año”, dijo.

El funcionario federal explicó que las plantas necesitan tres elementos: nitrógeno, fósforo y potasio. La urea es una fuente de nitrógeno fácil de asimilar, por eso se requiere que se aplique después de la emergencia o cuando la planta está en su más rápido desarrollo.

Además, detalló, es importante no mezclarlo porque el nitrógeno se evapora rápidamente, de tal manera que se perdería el efecto de la urea en la aplicación conjuntamente con fosfato diamónico.

“De modo que el beneficio de la urea que es el fertilizante más rápidamente asimilable traerá como consecuencia un rápido crecimiento en su milpa, por eso se plantea como una alternativa que tendría un impacto directo en la productividad”, dijo.

García Winder, a su vez, añadió que el fertilizante es uno de los múltiples elementos que hacen a una agricultura exitosa, pero no el único ni el más importante.

“Si no tenemos una buena semilla, el fertilizante se puede perder; si no tenemos un buen manejo del agua, el fertilizante se puede perder; si no tenemos un buen manejo de plagas o de suelos… El fertilizante es importante, pero no es magia, es solamente uno de los múltiples elementos que se requieren para tener una agricultura exitosa”, puntualizó.