Javier Divany Bárcenas

En medio de la pandemia mundial más atroz de las últimas décadas, en la Ciudad de México emergen tres campamentos en las puertas de los inmuebles de la agencia Notimex, donde el pasado 21 de febrero estalló la huelga por violación a los derechos laborales y a la falta de un interés de negociación por parte del gobierno federal que dirige la Cuarta Transformación.

El sábado 30 de mayo se cumplen 100 días de la colocación de las banderas rojinegras, que dieron inicio a la lucha por la defensa del Contrato Colectivo de Trabajo, que a decir de la directora de la agencia, Sanjuana Martínez, intenta desaparecer algo que se ha logrado en casi 30 años de trabajo sindical y lucha de los trabajadores.

Hablemos de esta agonía de Notimex, que está en terapia intensiva. Si, así se encuentra en estos momentos la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, entubada por falta de oxígeno direccional y administrativo, pero sobre todo por el mal uso que ha hecho de ella la enviada de Andrés Manuel López Obrador, Sanjuana Martínez, que en un claro actuar del gobierno pareciera que es intención de la 4T desconectarla de los tubos y que su corazón pare para siempre.

Lamentablemente la 4T no sabe qué es una agencia de Estado y por tanto tampoco supieron elegir a la persona ideal para transformarla en algo de vanguardia, a decir de las actuaciones de Sanjuana, fue la peor elección que pudo haber hecho el presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien solo le ha causado puros descontentos.

Imagínense que Sanjuana, antes de llegar a la agencia ya amenazaba con acabar con el sindicato, pese a que no conocía a todos sus integrantes (no solo a los líderes de quienes había escuchado horrores), declaraciones previas a su designación en el Senado advertía de auditorías e investigaciones, pero nunca de operación periodística, lo que mostraba sus intenciones para acabar con los trabajadores sindicalizados.

Y así fue. Llego marzo de 2019, corto la cabeza de 15 directores sin conocer sus trayectorias, después siguieron lentamente reporteros, redactores, fotógrafos, administrativos, choferes y de todas las áreas, bajo el argumento de austeridad republicana ordenada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Hasta el mes de mayo de este año ya son más de 230 las personas despedidas de Notimex, todas injustificadamente, algunas de las trabajadoras las corrieron acompañadas de policías, una estaba embarazada y muchas más Sanjuana les inventó desacatos, incumplimientos y otras faltas inexistentes en los reglamentos de la empresa.

Sanjuana ha utilizado la empres a su convencía, ha hecho campañas a favor del Presidente de la República, también para combatir a los detractores informativos, ha atacado a cuanto periodista critica su actuar, reflexiona o asume una postura contraria a la del Ejecutivo Federal.

También contra quienes critican su administración y todas las pifias que comete dentro de la agencia Notimex, los desatinos y las irregularidades, Sanjuana que pregona de ser una gran periodista y de haber sido víctima de ataques en contra de su trabajo, ahora ella está en contra de periodistas que asumen una postura crítica. Tal parece que Andrés Manuel López Obrador la tiene ahí para defender como buen guardián al gobierno federal.

Hace apenas unos días una publicación reveló todos los viajes que hiciera el ex líder del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex, Conrado García a diversas partes del mundo, muchas de ellas bajo la autorización de la Dirección de Notimex, e incluso en el sexenio pasado acompañado del director general Alejandro Ramos. Esas filtraciones son delitos tipificados en la ley.

Dicha información solo pudo haberse filtrado por órdenes de Sanjuana Martínez para seguir atacando al Sutnotimex, en un afán de desprestigiarlo y acabarlo como es su intención, tan así que ella creó un sindicato blanco, el Sitnotimex, con el propósito de acabar con el Contrato Colectivo ya existente.

Además los trabajadores en huelga han documentado decenas o cientos de mentiras de Sanjuana Martínez, que a pesar de que se le han informado al Presidente, este sólo se concreta a decir que “le tengo confianza a Sanjuana”, sin que realmente mire hacia quienes tienen las evidencias y dicen la verdad.

Una de esas mentiras es la que expusieron los abogados de la agencia ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje contra muchos trabajadores a quienes les inventaron que ellos habían solicitado su renuncia de forma voluntaria y hasta con agradecimientos, situaciones que se tornan totalmente falsas, porque incluso algunos lograron obtener su carta de despido que marca que se trata de una austeridad republicana.

Quizá este espacio no se logre concretar todos los defectos de Sanjuana al frente de Notimex, las agresiones e insultos que realiza a diario contra los integrantes de la huelga, los ataques a los periodistas de diversos medios de comunicación, las agresiones a diversos periódicos, televisoras, conductores de radio, columnistas, directores, en fin contra todo lo que se mueva contra ella, como un rottweiler en defensa de sus intereses.

Sanjuana tiene miedo a su fracaso, por la soberbia que le invade, que la llevarán a salir de Notimex, tarde o temprano, y quien no supo transformar tan importante agencia en una mejor, que todo lo echó a perder, que nunca tuvo un plan legitimo de trabajo y sobre todo que le sigue mintiendo al Presidente.

@javierdivany

divanybz@yahoo.com.mx