Al hacer un balance de los apoyos y programas emergentes para mitigar el impacto de la crisis sanitaria por el COVID-19, en el último mes, la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, aseguró que hasta el momento se han dispersado 44 mil 870 millones de pesos.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, indicó que ante la acelerada pérdida de empleos y afectaciones a las empresas, el gobierno federal decidió aplicar un programa emergente de intervención masiva y de rápida ejecución para apoyar a las personas y sectores vulnerables, con un total de dos millones de créditos a la palabra, que se unieron a los programas ya existentes y presupuestados.

Al respecto, se refirió a las Tandas para el Bienestar, que entregó 80 mil 200 créditos con un monto de 481 millones; o los 98 mil 252 créditos al personal del ISSSTE con un monto de cuatro mil 945 millones de pesos; o los casi cuatro mil créditos a la vivienda del Fovissste, con una dispersión de casi tres mil millones de pesos y los 45 mil 914 créditos a la vivienda del Infonavit, equivalentes a poco más de 23 mil 517 millones de pesos.

Programas que hasta el momento en conjunto con los créditos a la palabra han dispersado en total a través de 746 mil 684 créditos el total mencionado de 44 mil 870 millones de pesos.

Al referirse en especial, al millón de créditos a la palabra para empresas familiares, que ya se colocó y se encuentra en la etapa de dispersión, hasta el cierre del viernes pasado, dijo que se habían entregado 346 mil 343 apoyos de  ese tipo con un monto de más de ocho mil millones de pesos.

Detalló que ese crédito, cuyos beneficiarios provienen del censo realizado por la Secretaría de Bienestar, y cuyo origen son las tandas para el Bienestar, ya no crecerá ni se ampliará, pues se trata de un programa de rápida ejecución que en las próximas dos semanas concluirá, al entregar el millón de créditos y con ello, los 25 mil millones de pesos, en apoyo a la economía de las microempresas familiares.

Sobre el otro, millón de créditos a la palabra al empresario solidario a las empresas formales, la secretaria de Economía indicó que la meta era entregar créditos flexibles y blandos de 25 mil pesos a 645 mil microempresarios a los cuales el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) contactó.

Del total de empresarios solidarios, se registraron y colocaron 191 mil 981 créditos con una dispersión de casi cuatro mil 800 millones de pesos. Este crédito también ya finalizó en su primera etapa el 15 de mayo pasado. Y sólo resta el apoyar y asesorar a menos de 46 mil microempresarios solidarios a los que se no se les pudo depositar los recursos porque tuvieron problemas con sus cuentas bancarias.

En una segunda etapa, el crédito solidario amplió su base de beneficiarios, y del 15 de mayo al 15 de junio ofrecerá créditos a 22 mil 300 trabajadoras del hogar y 23 mil 717 trabajadores independientes, a quienes también se les ofreció el crédito de 25 mil pesos, en las mismas condiciones con 6.0 por ciento de interés, con tres meses de gracia, pagadero en 33 meses.

Al mismo tiempo, abundó la funcionaria federal, ya se prevé una tercera fase del crédito solidario, pues la Secretaria de bienestar ya trabaja para apoyar a varios grupos de trabajadores independientes que han mostrado interés en los créditos de 25 mil pesos, como son taxistas, tianguistas y meseros, quienes también se han visto dañados por la suspensión de actividades.

Con este último grupo, indicó Graciela Márquez, “se completará el segundo millón de créditos”, que también se espera se haga de manera ágil para completar los otros 25 mil millones de pesos de inyección en apoyo de la economía nacional en este momento de crisis.

Fuente: NTX