Luis Serieys Zárate
12/05/2020
Ciudad de México

La pandemia del Covid 19 afecta a los habitantes de todos los continentes del planeta y se cuentan por decenas de miles los que han fallecido por sus efectos y son cientos de miles los contagiados activos.

Como se sabe, los más afectados hasta ahora han sido los países del llamado primer mundo: los de Europa Occidental y EEUU, nuestro vecino.

En México llegaron los primeros portadores del coronavirus pocas semanas después de que aparecieron en esos países y eso permitió que aquí se tomaran medidas preventivas que han generado la mitigación del daño en una medida muy importante.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha conducido correctamente el proceso poniendo por delante la salud de todos los mexicanos y, claro, los conservadores se desgañitan en su contra.

Y como no, si venimos de más de tres décadas de imposición de una suerte de pensamiento único, una mezcla pragmática de conservadurismo y neoliberalismo, un dogma que pregona el dominio de la economía sobre la política, la primacía del mercado sobre la democracia, un modelo en el que la desigualdad es vista como “daño colateral” y las personas como “recursos” prescindibles.

El Presidente no nos ha fallado a los mexicanos: ha puesto por delante la adquisición de insumos para la emergencia sanitaria y ha propiciado eficazmente la coordinación de las autoridades de las distintas instituciones de salud. Pero sobre todo ha informado todos los días mañana y tarde sobre el avance de la pandemia y la reconversión de hospitales para atender a los pacientes críticos. Y siempre hablando con la verdad.

Para mitigar los efectos negativos que produce el confinamiento en la economía de las familias más necesitadas, el Presidente ordenó la asignación de recursos, de manera anticipada para 8 millones de familias y también el apoyo para miles de micro y pequeñas empresas. Además, ha enviado 8 mil 875 millones de pesos a 54 mil escuelas de educación básica, en 25 mil de ellas se han generado 266,278 empleos En este caso para la crisis postpandemia también aplica el lema de primero los pobres.

Por su parte nuestra Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum Pardo, coordinada permanentemente con el Gobierno Federal, ha tomado todas las medidas necesarias para mitigar los estragos de la pandemia. El área Metropolitana en la que se encuentra la CDMX es la de mayor densidad de población en el país, lo que constituye un desafío mayor. Ella también ha incrementado los apoyos a las familias más vulnerables como el programa Mi beca para empezar que ha llegado a 340 mil hogares y ha difundido responsablemente las campañas para quedarse en casa, y sí, sabemos que es por el bien de todos.

A los legisladores del Primer Congreso de la Ciudad de México nos corresponde honrar la palabra de trabajar en beneficio de toda la población y de seguir impulsando sus capacidades de organización y solidaridad frente a las tragedias.

Los diputados integrantes del grupo mayoritario (MORENA), apoyamos al Presidente Andrés Manuel López Obrador y a la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum Pardo, haciéndonos uno con ellos en esta hora de la pandemia. No tenemos derecho a fallar.

Los trabajadores de la salud, en especial los médicos y enfermeras que atienden directamente a los enfermos se han cubierto de gloria: ¡honor a quien honor merece!


serieys@hotmail.com