Especialistas investigan una condición llamada síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (PIMS en inglés), que parece estar relacionado con el coronavirus y ha afectado a 64 niños en Nueva York, tres en Los Ángeles y dos en Washington, en Estados Unidos.

El síndrome es una afección que muestra síntomas similares a la enfermedad de Kawasaki, la cual es una enfermedad que afecta principalmente a los niños de seis meses a cinco años y se caracteriza por fiebre alta y prolongada que puede durar más de cinco días, de acuerdo con el pediatra José Rodríguez.

Otros síntomas según el especialista son: ojos rojos, glándulas linfáticas inflamadas, labios agrietados, lengua hinchada, dolor abdominal, erupciones. Aproximadamente el 25% de los menores pueden desarrollar afectaciones en las arterias coronarias las cuales se inflaman y pueden causar otras afectaciones como un infarto cardíaco.

El Departamento de Salud del Estado de Nueva York emitió un aviso el pasado 5 de mayo, en el que se informaba de los 64 niños enfermos por esta extraña condición inflamatoria grave que está asociada con el COVID-19.

“Si bien seguimos reduciendo los casos a través del distanciamiento social, descubrimientos como este nos recuerdan que todavía estamos en el medio de nuestra respuesta a esta pandemia mortal”, dijo Howard Zucker, comisionado del Departamento de Salud del Estado de Nueva York.

Por su parte, el Hospital Los Ángeles confirmó el viernes que tres de sus pacientes pediátricos que fueron diagnosticados con PIMS también han dado positivo por anticuerpos contra el coronavirus presentes en la sangre de los menores.

Jeffrey Galpin, especialista en enfermedades infecciosas, dijo que se tiene que atender de una manera inmediata, pues es bastante preocupante, por lo que deberán estudiarse los casos más a fondo para comprender cuál es el desencadenante principal de los síntomas.

Otros casos incluyen cuatro pacientes en el Hospital de niños de Boston, entre cinco y diez en el Hospital para Niños de Filadelfia, tres en el Sistema de Salud Infantil de Nemours en Delaware, tres en el Centro Médico de Ochsner en Louisiana, uno en el Hospital de Niños de Seattle y dos en el Hospital Nacional de Niños en Washington.

El PIMS tuvo sus primeros registros en el Reino Unido.

Los médicos están brindando un tratamiento similar al que normalmente utilizarían para la enfermedad de Kawasaki, que involucra transfusiones de plasma para reducir la respuesta inmune del cuerpo que está causando la inflamación, con el objetivo de reducir dicha inflamación y con ello prevenir el daño a largo plazo a las arterias.

Fuente: NTX