Después de que la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) aclaró la posición de Javier Lozano Alarcón en la organización, el político prefirió no sumarse a las filas del organismo del sector privado. 

En entrevistas radiofónicas, quien fuera vocero del excandidato presidencial José Antonio Meade Kuribeña en 2018, dijo “ya no soy vocero ni nada de la Coparmex”.

Lozano Alarcón acusó a Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la organización de la iniciativa privada, “no supo manejar la situación, se dejó presionar y me desinvitó de forma desaseada horas después de anunciarme”.

“Sintió mucha presión interna, por lo que Coparmex tuvo que recular en su decisión. Lo hicieron de una manera muy desaseada. Así yo no le entro. Que no cuenten conmigo”, dijo en otra emisión radiofónica.

Comentó que De Hoyos Walther parecía que era la voz más fuerte dentro del sector empresarial, “pero si no puede controlar internamente un nombramiento de un vocero. Se le rebeló su gente”.

“Es una lástima porque acciones como esta son las que generan que no se pueda formar una oposición fuerte y seria”, destacó Lozano Alarcón.

Acotó que hasta el momento se había expresado de manera personal sobre las decisiones del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero como vocero institucional pensaba cambiar los calificativos y comunicar los temas de fondo de otra manera.

A través de un mensaje de Twitter, Lozano Alarcón reiteró que no aceptará participar en Coparmex. “Pues, voluntariamente, ya les dije que no. Next!”.

Fuente: La Jornada