La alimentación, el descanso y evitar el estrés son fundamentales para fortalecer el sistema inmunológico de las embarazadas y reducir su vulnerabilidad a la COVID-19, afirmó la académica del Centro Universitario Valle de Chalco de la Universidad Autónoma del Estado de México, Mónica Celis Guzmán.

La encargada del Centro de Enseñanza en Clínica en Enfermería de este campus de la UAEM explicó que para evitar cualquier enfermedad, es necesario que las embarazadas refuercen su alimentación, además de seguir las recomendaciones generales para la población, es decir, el aislamiento y resguardo en casa.

Puntualizó que deben dormir más tiempo y evitar el estrés, con el objetivo de afianzar su salud mental, ya que además del cambio biológico que experimentan, ahora tienen que llevar el proceso en aislamiento.

“Deben exponerse menos y reducir la necesidad de acudir a un hospital o clínica de salud. De esta manera, disminuyen el riesgo de contagiarse de la COVID-19, protegen su vida y la de su bebé”.

Celis Guzmán consideró importante recordar que durante el embarazo ocurre una leve supresión del sistema inmunológico; sin embargo, “en caso de tener que acudir a un hospital o clínica, deben hacerlo con las debidas precauciones y llegar al lugar justo en el momento de la cita, con la finalidad de no sobreexponerse”.

Precisó que las recomendaciones para la población en general aplican con mayor énfasis para las embarazadas, que en caso de tener que salir de casa deben guardar su sana distancia, estornudar y toser cubriéndose con el antebrazo y tener el menor contacto con superficies que pudieran estar contaminadas.

Mónica Celis Guzmán agregó que una vez en casa, deben limpiar los zapatos con una solución de agua y cloro colocada en un atomizador, evitar tocar superficies hasta que se hayan lavado las manos y, si es posible, bañarse.