Antonio Ortega, secretario de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, estimó que la parálisis económica y social consecuencia de la emergencia sanitaria prevalecerá todavía hasta junio próximo.

Ante ello, el legislador federal insistió en que se tomen acciones adicionales y anuncien a la brevedad medidas económicas de apoyo a las empresas y trabajadores formales e informales.

Mencionó que la entrada a la fase 3 de la pandemia pondrá además a prueba al sector salud, ante un crecimiento exponencial de contagios por COVID-19, por lo que el gobierno federal aceleró el envío de aviones completos para trasladar materiales, medicinas y aparatos técnicos de todo tipo, para enfrentar de mejor manera un mayor número de contagios.

Señaló que ante el peligro de un crecimiento exponencial de contagios, se espera que el gobierno haya aprendido la lección y no volver a retrasar la toma de medidas precautorias.

En este sentido, Ortega Martínez indicó que esta Fase 3 implicará al menos dos meses más de encierro y suspensión de actividades económicas, lo cual podrá representar también un incremento de la inseguridad.

“Tendremos que hacer uso de la solidaridad ciudadana, de la disciplina y ojalá el gobierno actúe con eficacia y contundencia para ser capaces todos de resistir el momento difícil que tendremos enfrente”, precisó el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Destacó que en México más de 50 por ciento de la Población Económicamente Activa vive en la informalidad, ganan al día, a la semana y, por lo tanto, será un segmento duramente golpeado porque no tiene reservas ni capacidad para resistir un aislamiento de dos meses.

“Ello significará, estimó, que todo abril, mayo y junio, prácticamente, el país se encuentre paralizado en sus actividades, y solo quedarán activos los servicios de emergencia y sanitarios: hospitales, farmacias, centros de salud; las policías, el Ejército, Guardia Nacional, bomberos; pero en sí, todas las otras actividades, desde el transporte que es básico, hasta la movilidad peatonal serán restringidas al máximo y testificaremos un momento inédito en el país”, advirtió.

El perredista destacó que la fase 3 de la pandemia implica aislamiento social, confinamiento obligatorio de las y los ciudadanos y sus familias, con la intervención de la fuerza pública y el Ejército para llamar a la gente a permanecer en sus domicilios y, en algunos casos, se podrá multar económica y administrativamente, hasta con sanciones de cárcel.

Fuente: NTX