FRANCISCO RODRÍGUEZ

En todo el mundo se sabe que este nuestros país se encuentra dividido en medio del cataclismo de la crisis económica, política y social, provocada durante año y medio‎ por ignorantes y ambiciosos y de una pandemia sanitaria que es en buena medida producto de la imprevisión y de la soberbia. Ésta última cayó “como anillo al dedo” de un régimen arrodillado y arrinconado por fetiches ideológicos de teorías rebasadas y perversas.

‎Lo peor es que no saben adónde van. Que por este camino se están repitiendo los procedimientos para empobrecer a la población y hacerla más dúctil a objetivos de dominación que, piensan, sólo benefician al grupito en el poder, cada vez más reducidos, aislados y desnortados. El camino de los pueblos sin esperanza, vaciados de contenido por pensamientos bolivarianos de cuarto talón.

La gran mayoría de la población se encuentra atrapada en esta ecuación. Sin manera de responder al embate, sin forma de esquivar este escollo irracional que amenaza con dejar sin empleo, sin salud, sin seguridad, sin educación ‎y sin futuro posible a decenas de millones de mexicanos que cayeron en el garlito. La hecatombe, pues.

Con las “fuerzas vivas” del empresariado huehuenche

‎Sin embargo, no estamos partidos a la mitad. No es una lucha de ricos contra pobres. Es una selección maquinada de consentidos contra discriminados.‎ Desde las alturas del gobiernito ya se reconoció que de seis meses a la fecha se han perdido cerca de medio millón de puestos de trabajo. Y ya son cerca de 30 mil los afectados por el coronavirus.

¿Quiénes son los que se salvan de esta solución final, del exterminio, del aquelarre de insensateces que nos llevan al precipicio? Obviamente, el grupito de los más ricos, los Carlos Slim-Salinas, Larrea, Coppel, Baillères, a quienes el hombrecillo de Tepetitán ya identificó como las fuerzas vivas del empresariado que se la juegan con la Cuarta Decepción.

Fuera de ahí, nadie. Todos los demás son mendicantes de los negocios que sólo están atenidos a que el gobiernito les regale dinero para seguir hinchándose. Fuera de ahí está la oposición, los conservadores y fifís que velan armas contra el pueblo bueno y sabio, los que producen los manotazos que intranquilizan a Palacio Nacional. Los corruptos del ¡fuchi caca!

Todos los demás serán acusados judicialmente de deber impuestos multimillonarios, aunque al grupito de marras se le haya olvidado al hombrecillo que defraudaron al fisco por una cantidad de medio billón de pesos comprobados que fueron a invertir a España y Centroamérica. Pero lo defraudadores son los que ahora quieren apoyar a las pymes.

Narcos y militares, también son privilegiados en Palacio Nacional

El otro grupito de privilegiados está integrado por los narcotraficantes, encubiertos por el gobierno. A quienes no se les toca con el pétalo de una rosa.‎ Los que desde la campaña se comprometieron con las maletas de dinero y han logrado la complicidad del que manda. Los que ponen y quitan candidatos del régimen, los que ordenan y hacen que los caprichos se cumplan de inmediato.

Un tercer grupito es el de los entorchados del Ejército dócil, el que ha entrado en las componendas de las obras faraónicas, el que ofrece la espada como protección y símbolo de toda lealtad. El que no para de recibir concesiones ubérrimas en todo el país, para rellenar sus bolsillos… y seguir sumando lealtades.

El que facilitará por todos los medios posibles que las provisiones de acero, cemento y vidrio lleguen a tiempo a las construcciones ilusorias del Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas, el Transístmico, la Central Avionera de Santa Lucía, la construcción de dos mil sucursales del Banco del Bienestar… aunque todas las otras ramas industriales deban estar fuera de servicio por la emergencia sanitaria.

El que se compromete a seguir siendo la caravana de tinieblas de todos los convoyes de narcotraficantes que transiten por cualquier camino, que deban burlar cualquier aduana, cualquier puesto de inspección carretera. El ejército siempre fiel que seguirá abusando de Los Juanes, las tropas del pueblo.

También quienes reciben ayudas sociales y, claro, los chairos

Un cuarto grupito son los chairos agradecidos, fanatizados, enviados como golpeadores a toda manifestación no autorizada, quienes arremeterán en contra de los familiares de todas las víctimas, de cualquier víctima que haya osado deturpar los procedimientos justicieros del aparato de ñoños y de sicarios comprometidos con la Cuarta Decepción.

¿Y las franjas vulnerables? ¿Esas que presumen estar formadas por veinticinco millones de ancianos, jóvenes construyendo el futuro y sembradores de arbolitos?‎ Con todos los moches y mermas que han comprobado los analistas, estudiosos y el propio IMCO, no llegan ni a quince millones.

Y además, no está probado que con ayudas miserables puedan comprometer su lealtad incondicional a los ingenuos donantes del régimen. No lo lograron los programas de prianismo que, en serio, abarcaban un universo de más de 26 millones de beneficiarios. Con todo, jamás constituyeron la llave maestra para la prolongación del régimen.

Los discriminados jamás nos imaginamos lo que sobrevendría

O sea, en números redondos, un puñado de 15 millones consentidos frente a la inmensa mayoría de 110 ó más mexicanos que están ya discriminados por el gobiernito. Que jamás se imaginaron lo que se venía, que no tienen ni a qué santo encomendarse.

Así, este es el universo ideologizado que la Cuarta Decepción piensa que está de su lado para lo que se viene: un escenario parecido a los que se experimentaron en Venezuela y Bolivia, causando la quiebra monumental de los aparatos productivos. Expropiando, nacionalizando las empresas que no pudieron cumplir con los caprichos del dictador en turno.

Y aunque aquí en México ya están en picota las cuentas bancarias, las Afores y todos los ahorros posibles de los trabajadores para un retiro digno, nadie, menos estos administradores y expropiadores de pacotilla podrán asegurar que irán por el camino correcto de la transformación descocada.

Lo que está cada vez más claro es que el famoso “anillo al dedo” servirá para justificar ante la población fanatizada que las acciones que tome el hombrecillo de Tepetitán serán para el beneficio de la población. Aunque nos cargue el payaso, aunque la hambruna, cada vez más cerca, nos envuelva en el torbellino de la locura.

‎En el escenario de la fractura inminente del pacto de la Federación mexicana, se encuentran gobernadores sensatos, población organizada que lucha en favor de su país, empresarios que no quieren ver reducidos sus negocios a la ruina, empleos que se están yendo al caño irremediablemente, salud pública agonizante.

No conocen la vergüenza ni tienen arrestos para ponerle un alto

El país no puede seguir estando en manos de incompetentes, de universitarios que hicieron sus carreras profesionales de panzazo, agitadores que jamás en su vida han producido una obra de relieve, un puesto de trabajo, una ayuda para el país. Zánganos de ocasión, lambiscones en las filas de cortes de los milagros.

Fruncionarios que no conocen la palabra vergüenza ni tendrán los arrestos y los cojones para ponerle un alto al desquiciado. Para poner la dignidad por delante, en este momento en el que México necesita de los mejores de sus hijos.

Pero para eso se nace, se mama desde la infancia. Eso no se aprende en las carreras burocráticas, ni en las filas de la abyección. Ellos están cavando la tumba de millones de mexicanos, la ruina absoluta de un país generoso y abundante.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: La penúltima “mañanera” de la Semana Santa la dedicó AMLO a aclarar paradas y a lanzarse oootra vez en contra de los medios de comunicación acusándolos de tener una campaña en contra del gobierno que pretende desinformar y alarmar a la gente como venganza de que se les cortó el pasto para la corrupción. Lamentó los ataques refiriendo falta de empatía y solidaridad con el pueblo. En contraste a las versiones periodísticas, aclaró que la compra de insumos médicos realizados a una empresa china estuvo vigilada por la ONU; además, dejó en claro que existe material y médicos suficientes para hacerle frente a la pandemia. Anunció que cada tres o cuatro veces por semana estarán llegando más insumos de salud; aseguró que existen más de 8 mil camas para atender a enfermos graves y que se cuenta con el apoyo de los hospitales privados además de la posibilidad de instalar unidades móviles. Aclaró que se trabaja en coordinación con todos los gobernadores del país y se tiene todo el respaldo internacional. Garantizó el abasto de alimentos. En temas empresariales, anunció que envió al titular de la CCE, Carlos Salazar, el oficio con los 15 grandes empresarios que deben impuestos para que les ayude a cobrar, mencionó que si estas empresas pagan los 50 mil millones de pesos que deben el dinero se invertirá en más créditos para las PYMES y el comercio informal. Finalmente, pidió tranquilidad a la gente y quedarse en sus casas.

https://www.indicepolitico.com / indicepolitico@gmail.com / @IndicePolitico / @pacorodriguez