El académico de la Facultad de Geografía de la Universidad Autónoma del Estado de México, Juan Carlos Garatachia Ramírez, investiga la cantidad y distribución de contaminantes atmosféricos en el país durante la contingencia sanitaria por el COVID-19.

El especialista universitario indicó que para ello cuenta con el apoyo de la Agencia Espacial Europea, a través del satélite Sentinel 5, herramienta que le permite analizar contaminantes como el dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, ozono y dióxido de azufre, entre otros. Cada día, dijo, este satélite de observación terrestre ofrece la distribución espacial y temporal de estos elementos.

El propósito, manifestó, es llevar a cabo un estudio de las principales ciudades del país como la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, así como el Valle de Toluca. “Realizo el análisis desde unos días antes de la contingencia y concluiré unos días después de que termine. La hipótesis es que al haber un menor flujo de personas y vehículos los contaminantes disminuirán”.

Garatachia Ramírez adelantó que durante los primeros días de este periodo los contaminantes se han mantenido estables. “No ha habido un cambio drástico o significativo; sin embargo, se espera que disminuyan como ocurrió en otras ciudades del mundo”.

Abundó que como parte de esta investigación comparará los datos que recabe con los que proporcionan los sensores que se encuentran en tierra y miden la calidad del aire en diversas zonas del país.

Juan Carlos Garatachia Ramírez subrayó que las principales fuentes de contaminación atmosférica son el sector industrial, los autos, autobuses y camiones de carga, así como algunos comercios.

Expresó que los resultados de este trabajo de investigación permitirán a la sociedad reflexionar sobre el impacto que tiene en los niveles de contaminación atmosférica. “La investigación que realizamos en la UAEM brinda a los tomadores de decisiones las herramientas e información suficientes para plantear estrategias de movilidad eficientes y sustentables”.