Ante el acaparamiento del maíz por parte de las grandes comercializadoras y el encarecimiento del dólar en los últimos días, derivado de la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, para el Consejo Rector de la Tortilla Tradicional Mexicana es insostenible mantener el precio del kilogramo de la tortilla y la masa en las más de 110 mil tortillerías que existen en el país, por lo que se prevé que, en los siguientes días, se registre un aumento de entre 20 y 30 por ciento en este producto de primera necesidad de la canasta básica.

El presidente nacional del Consejo Rector de la Tortilla Tradicional Mexicana, Fidencio Sergio Jarquín Muñoz, informó que, a pesar de que no existe una justificación real por parte de las comercializadoras para aumentar el costo del maíz, la tonelada de este cultivo pasó de cuatro mil 800 a seis mil pesos en el último mes y los productores de este alimento han sido advertidos que podría seguir incrementado hasta llegar a los seis mil 500 pesos en las siguientes semanas.

Lamentó que este crecimiento de entre 25 y 35 por ciento esté ocurriendo en el insumo básico para la producción de las tortillas, a pesar de que las autoridades federales y los productores de entidades como Aguascalientes, Hidalgo, Jalisco, Guanajuato, Guerrero, Michoacán, Morelos, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas, han reportado una buena cosecha durante el ciclo agrícola 2019-2020.

No obstante, el líder tortillero señaló que las grandes comercializadoras y distribuidoras han justificado el aumento, con el encarecimiento del dólar, la caída de la Bolsa Mexicana de Valores en los últimos días, y a que el maíz ha tenido una baja de hasta 0.39 puntos en su cotización en bolsas como la de Chicago (CBOT), la cual se prevé que se agravará hasta en 0.69 puntos para el mes de mayo, de acuerdo con las estimaciones de la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA).

“Debido a esto, creemos que están acaparando el maíz esas grandes empresas para esconderlo y asegurar las ventas, ante los paros técnicos que pudiera haber en las siguientes semanas, derivado de las acciones preventivas que pudiera anunciar el gobierno federal ante la pandemia del coronavirus”, indicó.

Jarquín Muñoz aseguró que este acaparamiento del maíz ha provocado que los costos de producción se incrementen hasta en 40 por ciento para las tortillerías mexicanas, los cuales ya no pueden sostener los productores, pues, desde hace aproximadamente cinco años, no han subido los precios en el kilogramo de la tortilla y el maíz, a pesar de que sí han aumentado los costos de otros insumos como las harinas y los combustibles -aunque hay que precisar que en los últimos días, estos últimas han mostrado una baja en sus precios-, por lo que se estima que el precio de estos alimentos podrían subir entre dos y cuatro pesos, dependiendo la zona geográfica del país.

Por lo anterior, el Consejo Rector de la Tortilla Tradicional Mexicana exhortó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que instruya a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), para que intervengan y sancionen a quienes están acaparando el mercado e incrementando los costos de los insumos del principal alimento de los mexicanos injustificadamente.

Al tiempo en que los productores tortilleros reiteraron su compromiso con la alimentación de las familias de México, a quienes pidieron comprender este aumento que, de no hacerlo, pondría en riesgo alrededor de 440 mil empleos y el patrimonio de quienes se dedican a esta actividad todos los días.