En las próximas semanas, las personas podrían sufrir afecciones a su salud física y emocional como resultado de las actividades de la jornada de sana distancia que se implementarán en el país ante el COVID-19, señaló la secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental, Lorena Rodríguez.

En rueda de prensa detalló que se podrían tener efectos como cansancio, fatiga, irritabilidad, desánimo, tristeza, cambios en los patrones de alimentación que podrían repercutir en un aumento de peso, o peleas y discusiones con familiares.

Ante esto, la especialista recomendó diseñar una rutina que ayude a tener una sensación de normalidad y control, mantener horarios de comida y sueños regulares, no estar demasiado tiempo frente a la televisión y procurar estar ocupado con, por ejemplo, manualidades, ejercicio, rompecabezas, etc.

Para los niños y niñas, explicó que se recomienda hablar constantemente con ellos sobre el tema con información adecuada para su edad, utilizar palabras reconfortantes, transmitirles seguridad y enfocarse en las medidas de prevención.

En tanto que para los adultos mayores, comentó, lo mejor es cancelar citas médicas innecesarias, realizar ejercicios físicos de acuerdo a sus condiciones de movilidad y que no tengan a su cuidado a otras personas. También se recomienda mantener comunicación con ellos vía telefónica, mensaje de texto o redes sociales.