El director general de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés Alcalá, señaló que las medidas de “sana distancia” que se llevarán a cabo del 23 de marzo al 20 de abril por la pandemia del coronavirus Covid-19 “no son vacaciones, es una suspensión de clases por una emergencia epidemiológica que se quiere evitar”.

Por lo cual, el funcionario de la Secretaría de Salud federal (Ssa) llamó a la población a no bajar la guardia y a saludar con sana distancia, quedarse en casa ante síntomas respiratorios y evitar congregaciones y eventos no esenciales.

En ese sentido, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, subrayó que para los filtros escolares ante el Covid-19 no se necesita adquirir termómetros infrarrojos como se ha especulado.

Por otro lado, el funcionario informó que como parte de la descentralización de la capacidad diagnóstica, hasta este momento 16 laboratorios y cierto número de hospitales privados ya realizan la prueba confirmatoria.

Uno de los requisitos importantes para que estas instituciones privadas pudieran realizar la prueba, explicó, fue no encarecer los precios de las pruebas, las cuales tienen un valor nominal de producción entre los dos mil y dos mil 300 pesos.

Fuente: Excelsior