Debemos entender que este movimiento feminista es diferente, hay que escucharlas, es un grito desesperado de que siguen siendo violentadas, en donde se deben hacer cargo autoridad y sociedad civil, enfatizó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, durante la presentación del documental “Nosotras y Beijing, las Mexicanas a 25 años de la IV Conferencia Mundial de las Mujeres”.

“Hay que ser empáticas con estos nuevos movimientos, hay que reconocer que tenemos que entender una nueva manera de manifestarse. No podemos solas desde las instituciones gubernamentales, tenemos que contar con ustedes, con las organizaciones feministas”, enfatizó.

La secretaria Olga Sánchez Cordero, indicó que es momento de asumir que el Estado mexicano tiene una deuda pendiente con las feministas y que ha llegado el tiempo de trabajar a fondo para revertir la situación que debe apenar a todas las que ostentan puestos.

Ante el paro nacional del próximo 9 de marzo, conocido como un día sin mujeres, una propuesta surgida de las mujeres de la sociedad civil, la titular de Gobernación manifestó su empatía y apoyo a este movimiento.

“En la Cuarta Transformación y como secretaria de Gobernación mi responsabilidad es garantizar que todas mis compañeras mujeres, todas las mexicanas se sientan con la libertad de expresarse todas las veces que sean necesarias. Estoy convencida que en esta nueva etapa de la vida de México daremos pasos a favor de todas las mujeres”, subrayó.

La secretaria de Gobernación hizo ver la importancia de la contribución de las mujeres a la vida laboral y económica del país, poniendo como ejemplo el de las sobrecargo de las líneas aéreas, que “un gerente de una empresa me reportó que de no asistir tendrían que cancelar 700 vuelos”, lo cual quiere decir que no pueden volar sin la fuerza de trabajo de las mujeres.

Señaló que las mujeres mexicanas en promedio ganan 30 por ciento menos que los hombres por el mismo trabajo, y que, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), hacen falta 50 años para alcanzar una igualdad de salario y las mismas oportunidades.

Por ello sostuvo que estos años se pueden acortar con la creación de una agenda de igualdad en todos los órdenes de gobierno y de la sociedad civil.

El objetivo -agregó la titular de Gobernación— es que ni una sola mujer muera o sufra por violencias machistas, “el trabajo que hay por delante es duro, no solamente se trata de mejorar las estructuras oficiales, tenemos que ser capaces de impulsar un cambio profundo que sacuda las raíces de nuestra cultura e identidad como mujeres mexicanas”.

Por lo que expresó su deseo de reunir a todas las instituciones y organismos responsables de emprender acciones para el fortalecimiento de políticas públicas que se integren en una agenda que vaya más allá de la conmemoración del “Día Internacional de la Mujer”.