La titular de la Secretaría de Economía (SE), Graciela Márquez Colín, reconoció que existe una desaceleración de la economía mexicana, pues el año pasado el país enfrentó factores internos y externos, pero confió en “que ya les demos la vuelta”.

Entrevistada luego de asistir al “Día Nórdico”, donde se busca atraer inversiones sostenibles de los Países Bajos, indicó que “el año pasado se conjuntaron temas internos y externos, pero destacó que algunos indicadores como el coincidente y el adelantado muestran avances”.

Ante la pregunta de qué hacer ante la desaceleración de la economía, que deja 15 meses de caídas de la industria y en enero un retroceso de 27 por ciento en el empleo formal, dijo que se pueden aplicar varios mecanismos.

Primero, señaló Márquez Colín, “el gobierno tuvo un buen aprendizaje el año pasado para ejercer los recursos tan pronto como sea posible, de manera que el impacto del gasto público no solo directo en la economía, sino de atracción de la inversión nacional y extranjera pueda verse reflejado en el primer trimestre”.

La funcionaria argumentó que “si se gasta en el primer trimestre va a verse reflejado en el resto del año”.

El segundo mecanismo para la recuperación de la economía “es una política de atracción de inversión extranjera, sobre todo, tratando de relocalizar algunas empresas que estaban produciendo en China”.

Y es que, indicó, esas empresas chinas se están moviendo tanto por la guerra comercial de su país con Estados Unidos, como “ahora desafortunadamente por la crisis sanitaria; para que se puedan ubicar en México hay que aprovechar las ventajas del Acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que ya no genera incertidumbre”.

Aclaró que el T-MEC ha dejado de ser un motivo de incertidumbre, “pues ya sabemos que va a pasar”, ya hay reglas claras y eso “les da más certidumbre y más posibilidades” a la economía.

A ello se suma que se trabaja para cerrar el tratado con Europa, “que nos va permitir atraer inversión extranjera, al mismo tiempo están madurando algunos proyectos que iniciamos el año pasado de inversión nacional y de inversión extranjera que tendrán repercusiones ahora”.

Otro mecanismo para robustecer la economía es la renegociación de deuda pública, tanto de Petróleos Mexicanos (Pemex) como la del gobierno federal, porque ello “hace que haya menos presión de gasto para liberar recursos para inversiones”.

Respecto a las empresas chinas, Márquez Colín dijo que muchas empresas se han acercado a México, pero también se ha hecho una labor de búsqueda.

Citó, por ejemplo, el programa de la zona libre de la frontera norte que ofrece estímulos fiscales y entonces es un atractivo para las empresas con vocación exportadora.

Confió en este contexto en que la crisis sanitaria acabe lo más rápido posible, “no queremos aprovechar el coronavirus; si termina mañana, mejor para México, mejor para el mundo”.

Fuente: NTX