AztechSat-1, el primer nanosatélite mexicano en la Estación Espacial Internacional (EEI), será liberado en órbita e iniciará su misión en el espacio, el próximo miércoles 12 de febrero a las 5:40 de la mañana.

El director general de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), organismo descentralizado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Salvador Landeros Ayala, recordó que el dispositivo fue desarrollado por estudiantes y profesores de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

Luego de la fase de lanzamiento, realizada el pasado 5 de diciembre de 2019 desde las instalaciones de NASA en Cabo Cañaveral, el nanosatélite fue transportado por la cápsula Dragon, como parte de una misión de la compañía Space X de Elon Musk.

AztechSat-1, que arribó a la EEI el 8 de diciembre, es el primer satélite que se lanza en la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador; es una colaboración entre la NASA y la AEM, con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), el Clúster Espacial Mexicano MX Space y la Universidad Autónoma de Chihuahua, destacó Landeros.

Por su parte, el directivo de Programas Espaciales de la División de Sistemas Avanzados de Exploración de la NASA, el mexicano Andrés Martínez, anunció, como mentor del proyecto, que ha realizado las pruebas finales de comunicación a través de un modelo de ingeniería entre el AztechSat-1 y una estación terrena de la agencia espacial estadounidense.

Y es que después de 40 minutos de que se lance a órbita por los astronautas que se encuentran en la EEI, se encenderá un mecanismo electrónico para que inicie su operación; los primeros datos que emitirá serán informes sobre su estado general, temperatura, nivel de batería y presión del lugar donde se encuentra en su viaje por el espacio, a una velocidad promedio de 27 mil kilómetros por hora.

La misión es llevar a cabo un experimento de interconexión con la constelación satelital Globalstar, ubicada a unos mil kilómetros por encima de la órbita del AztechSat-1, con el propósito de avanzar en la investigación que se lleva a cabo para que los nanosatélites dejen de depender exclusivamente de una estación terrena para descargar datos.

Para ello, el satélite cuenta con dos sistemas de radiofrecuencia: con el primero buscará establecer contacto con Globalstar, y, con el otro, contactará a la Estación Terrena de la UPAEP (con un respaldo de la Estación de la UNAM), fases que, al cumplirse, completarían finalmente el porcentaje de éxito de esta misión mexicana a un 100%.

Este nanosatélite, al cumplir su vida útil, habrá de desintegrarse al entrar en contacto con la atmósfera.