Mientras legisladores de oposición consideraron un error haber enviado el avión presidencial TP-01 a California, Estados Unidos, para intentar venderlo, el senador Ricardo Monreal consideró que los 30 millones de pesos que costó mantenerlo allá es una cantidad menor “a la depreciación que la aeronave hubiese experimentado de haber seguido activa”.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal Ávila, expuso que dicho costo representa una cantidad mucho menor a lo que se recuperará una vez que el avión logre ser colocado en el mercado y a lo que el gobierno aún adeuda por su compra en el pasado.​

“Esta cantidad también es menor a la depreciación que la aeronave hubiese experimentado de haber seguido activa”, aseguró el senador de Morena de acuerdo con un comunicado.

Refirió que el DreamLiner 787 de Boeing, adaptado con lujosos espacios y acabados, fue adquirido en 2012 a un costo de 218 millones de dólares. El avión realizó su primer viaje en 2016 y en un periodo menor a tres años de funcionamiento presentó al menos dos fallas importantes.​

En tanto el senador Julen Rementería, del PAN, consideró que el regreso del avión presidencial a México es una ocurrencia más del Ejecutivo federal. “¿Cómo consideran ahora que se va a vender más rápido en nuestro país que cuando estaba en la Unión Americana?”, cuestionó.

Sugirió que mejor se utilice el avión presidencial, pues el pago que se hizo por su mantenimiento es adicional a lo que también gasta en las giras que realiza el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde tiene que invertir en comprar los pasajes en líneas aéreas comerciales para él y su comitiva.

“Lo que se tiene es simplemente que las ocurrencias, las ideas que las manejan como símbolos, no funcionan, y hoy tenemos que reconocerlo los mexicanos y decirle al presidente que se equivocó, que si el avión esta ahí pues que lo use, al final para eso está”, planteó.

Por su parte la senadora Kenia López, del Partido Acción Nacional (PAN), informó que se hará una solicitud de información, a través de Transparencia, para saber cuánto se ha gastado esta administración federal en todas las giras del presidente.

Por separado el senador Manuel Añorve, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), señaló que era lo mismo ponerlo en venta en la Ciudad de México que estar pagando todo el mantenimiento que se llevó durante un año el avión presidencial.

“Era innecesario haber hecho ese movimiento, aunque políticamente el Ejecutivo Federal trataba de decir que se iba a deshacer de él, nada más que esto tiene costo económico y hasta costo político, porque ahora viene de regreso”, opinó.

Señaló que ojalá y se venda, porque finalmente fue una decisión que tomó el Ejecutivo pero mal planeada y ejecutada, y consideró que el presidente fue mal asesorado al enviarlo a la Unión Americana ante la expectativa de que se iba a vender inmediatamente.

“Fue un error y mal asesoramiento porque se debió haber buscado otras opciones viables y no opciones populistas, porque todo se revierte, como es que el avión ya viene de regreso, el gasto ya se hizo y ahora está pensando en rentarlo, y eso se hubiera pensado desde México el año pasado”, concluyó.

Fuente: NTX