Para lograr una sociedad sustentable es necesario eliminar los grupos sociales dominantes, expresó Patricio Carpio Benalcázar, al presentar su libro Buen vivir. Utopía para el siglo XXI, en la Universidad Autónoma del Estado de México.

Durante el Encuentro Internacional Interuniversitario. Reflexiones en Torno al Buen Vivir y el Desarrollo Social de la Facultad de Humanidades de la UAEM, indicó que este concepto incorpora la diversidad cultural y recupera elementos filosóficos de culturas originarias, en particular, valores como la ética y el aprecio por la naturaleza.

Abundó que el buen vivir es un concepto dinámico que se aleja de una visión neoliberal de la economía y busca la inclusión de diversos actores sociales, al tiempo que inspira proyectos en favor de sectores vulnerables.

El experto afirmó que se trata de una propuesta sociopolítica de organización que promueve la construcción de una sociedad preocupada por su medio ambiente, intercultural, con convivencia recíproca y equilibrio armónico, dinámica, inclusiva y democrática. 

Patricio Carpio Benalcázar sostuvo que las utopías han logrado que la humanidad se proponga objetivos para mejorar ciertos aspectos de la vida cotidiana. “Ideas comunitarias para generar condiciones más justas y democráticas”.

Las personas, manifestó el investigador de la Universidad de Cuenca, Ecuador, han mantenido conductas que son incompatibles con la vida, que les han llevado a generar cambios en el medio ambiente, así como violencia exacerbada, que han abierto camino para exterminar especies animales, flora y a la propia humanidad.