Al definir a 2019 como “el año del perdón”, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, informó que aun cuando se han tenido avances importantes en materia de seguridad, en 2020 se buscará reforzar la coordinación con los gobernadores y con los presidentes municipales, en aras de pacificar el país.

En rueda de prensa, dijo que la estrategia del Ejecutivo federal de “abrazos, no balazos”, tiene que ver con el uso legítimo de la fuerza. “Esto implica no daños colaterales, no represión, no tener indiscriminadamente un tema de represión por parte de las fuerzas armadas, de las fuerzas federales, de la Guardia Nacional. Esto es lo que yo entiendo y seguirá”.

Sánchez Cordero resaltó la importancia de que haya una coordinación más estrecha con los ejecutivos locales. “Queremos apoyarlos, queremos tener un modelo de policía municipal único. Tenemos experiencias exitosas, como en Guadalupe y Escobedo, Nuevo León, pero simultáneamente tenemos que ir de la mano con la reconstrucción del tejido social”, anotó.

La funcionaria federal reconoció que hay gobernadores que no acuden a las reuniones de seguridad, pero sus estados tienen bajos índices delictivos, “entonces es una de las estrategias del gobierno federal que se tengan estas mesas de coordinación entre todas las instancias para poder disminuir los índices de violencia”.

De acuerdo con Sánchez Cordero, hay mandatarios locales que aseguran que las reuniones de seguridad “no necesariamente son positivas. A algunos sí les ha funcionado, a otros no les ha funcionado”, expresó, al reconocer que este año se ofreció disculpa pública a varias de las víctimas del pasado.

Por otra parte, resaltó que esta administración está empeñada en avanzar hacia una justicia transicional. La Comisión Ejecutiva de Atención a Victimas (CEAV), la Comisión para Combatir la Violencia Contra las Mujeres, es justicia transicional.

Además, a diferencia de años anteriores, se atiende el tema de los desplazados por razones de violencia, de clima o religiosa. “Todo esto es justicia transicional porque buscamos verdad, justicia, reparación (del daño) y mecanismos de no repetición”.

Sobre las triangulaciones de aproximadamente dos mil millones de pesos entre la Segob durante el sexenio pasado y una empresa ligada a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública, comentó que una vez que se tenga la información, se dará a conocer a las instancias de la Fiscalía General de la República (FGR).

“Y sí, estamos tratando de conseguir qué transferencias fueron, cuándo fueron, a ver qué encontramos. El anterior secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, hizo un espléndido trabajo en el sentido de entregar la secretaría lo más ordenada que pudo… vamos a ver, si es que podemos, hacerle una consulta”, expresó.

En torno a la estrategia del gobierno federal para atender el problema del feminicidio, Sánchez Cordero enfatizó dijo que siempre ha existido ese delito y actualmente se ha visibilizado más, porque anteriormente era más difícil tipificarlo.

Al insistirle sobre el incremento de feminicidios, remarcó: “que está más visibilizado… porque el tipo penal es de reciente creación. En unos escasos, años, además, hay estados de la República donde apenas se ha visibilizado el delito”.

Fuente: NTX