Senadores de las Comisiones Unidas de Economía y de Estudios Legislativos, Segunda, revisan en carácter de colegisladora una reforma a la Ley de Propiedad Industrial que aprobó la Cámara de Diputados el 12 de diciembre pasado, para proteger a los consumidores e industria en el caso de productos lácteos.

En un comunicado, se precisó el objetivo es que los consumidores de leche y sus derivados lácteos ya no sean engañados por empresas que comercializan productos que no cumplen las características que exige la Norma Oficial.

En la exposición de motivos, se indica que las fórmulas lácteas y productos lácteos combinados son una alternativa para personas intolerantes a la lactosa, pero no deben ser vendidos como leche de origen animal.

Se explicó que un producto lácteo combinado es el elaborado a partir de sólidos lácteos u otros ingredientes, que no proceden de la leche.

En la iniciativa, que sirvió como base para la reforma legal, se refiere que las bebidas vegetales ofertadas son fortificadas con calcio y otros nutrientes para equiparar a la leche de origen animal, pero a pesar de ser adicionadas con vitaminas y minerales eso no significa que el organismo pueda asimilarlos.

También se determinó que el usar la palabra “leche” en los envases no quiere decir que tenga sus atributos. Ni los productos lácteos combinados ni las fórmulas lácteas son leche y se ha engañado al consumidor.

La reforma es para los artículos 90, fracción 1, inciso XV, y 95. Con ella, se prohíben frases, imágenes, oraciones, avisos o nombres comerciales destinados a engañar al público consumidor sobre la composición del producto ofertado.

Los legisladores determinaron en la reforma que cuando las autoridades detecten que el producto o servicio viola las disposiciones legales vigentes se podrá iniciar un procedimiento administrativo de nulidad al registro respectivo, para ser sacada del mercado comercial.

A la vez se evitará que sigan afectando económicamente a la industria lechera que compite con empresas tramposas, nacionales e internacionales, que ofertan productos que no son leche, pero son vendidos como tal.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la leche proporciona nutrientes esenciales y es una fuente importante de energía alimentaria, proteínas de alta calidad y grasas.

Además puede contribuir considerablemente a la ingestión necesaria de nutrientes tales como el calcio, magnesio, selenio, riboflavina, vitamina B12 y ácido pantoténico.

Con la reforma se protegerá la denominación de origen y evitarán falsas descripciones, con las que se desorienta a los consumidores. De esa manera los ciudadanos podrán estar seguros que la ley respalda los productos en venta.

En el caso particular de la venta de leche, el producto en comercialización deberá cumplir las propiedades que exige la Norma Oficial Mexicana, NOM-243-SSA1-2010.

Fuente: NTX