Hace 24 años Roberto Gregorio Razo Palacios no quería ser policía. Fue gracias a su hermano, que lo impulsó a unirse a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, y al esfuerzo que pone todos los días que fue reconocido como Mejor Policía del Año luego de rescatar a una mujer que estaba secuestrada.

En entrevista con Notimex, Roberto contó que antes de ser policía era obrero con estudios de tornero mecánico, pero la necesidad y la labor de convencimiento por parte de su hermano lo llevaron a incorporarse como policía auxiliar.

“Me motivó mi hermano que era de la Policía Judicial Federal, ya en paz descanse (…) No me llamaba la atención (ser policía), pero cuando estuvo la devaluación (del peso) en el 94 hubo mucho despido de trabajo y a mí me tocó. Estaba desempleado”, recordó.

Ahora es él quien impulsó a dos de sus hermanos a unirse también a la Policía: actualmente uno de ellos pertenece al Sector 51 y su hermana al 65.

El rescate

El 12 de marzo de este año Roberto patrullaba, junto con su compañero, el Sector Quiroga en la alcaldía Gustavo A. Madero cuando recibió por la frecuencia del radio el reporte de un posible secuestro.

“Nos dieron la orden de buscar el vehículo, decían que varias personas habían subido a una muchacha a un taxi. Las cámaras le iban dando seguimiento, pero hay puntos ciegos donde se pierde. Seguimos buscando por varias colonias hasta que lo encontramos”, relató.

Cuando ubicaron el taxi, que circulaba sin placas, vieron que el presunto secuestrador estaba abajo del vehículo; al acercarse, los policías comenzaron a hacerle las preguntas de rutina y le pidieron que abriera la cajuela del carro.

Al abrirla, ambos policías encontraron a la joven, quien al verlos comenzó a gritar y llorar; mientras Roberto arrestaba al conductor del auto, la chica rescatada abrazaba a su compañero.

Tras revisar su estado de salud, la canalizaron al Ministerio Público donde le dieron la atención psicológica. Roberto no volvió a saber más de ella, pues considera que es mejor que sean los especialistas quienes atiendan a las víctimas.

Orgullo para la familia

Roberto recibió este sábado el reconocimiento al Mejor Policía del Año y un premio de 500 mil pesos. No sabe cómo describir la emoción que esto le genera, lo que sí sabe es que su familia se siente orgullosa de él y eso le causa una satisfacción muy grande.

Elsa Ruiz Camarena, su esposa desde hace 28 años, lo confirma. Platicó que cada día que Roberto sale a trabajar siente miedo de que algo le pueda pasar, pero se siente contenta de que después de 24 años en el servicio lo hayan premiado.

“(Me siento) orgullosa. Contenta. Siempre le echo bendiciones y me preocupa su trabajo, pero es su trabajo”, pero sabe que el padre y hermano de su esposo lo cuidan desde el cielo.

La pareja reconoció que no se esperaba recibir el reconocimiento por parte del Gobierno de la Ciudad de México, pero saben que es un premio bien merecido.

Fuente: NTX