La violencia y la impunidad han tenido graves consecuencias para el ejercicio del periodismo en México, coincidieron representantes de la ONU y de la UNESCO, quienes urgieron a que los agresores de la prensa sean enjuiciados y rindan cuentas.

“Trabajemos con absoluta urgencia hacia un futuro cercano en el que los posibles delincuentes vean que los ataques contra periodistas conducirán a la justicia, a un futuro de investigación y enjuiciamiento, así como a la rendición de cuentas. Podemos hacer que ese día suceda”, expresó David Kaye, Relator Especial sobre la Libertad de Opinión y de Expresión de Naciones Unidas.

En la inauguración del foro Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas en América Latina #NoALaImpunidad, en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo de Antropología, planteó que si bien es un honor que México sea sede del encuentro, “no puede ser solo una reunión de celebración”.

“Esto (el foro), añadió, es una reunión de preocupación, una reunión de urgencia que no puede ignorar la crisis de ataques a periodistas que se ha dado durante años y que aún continúa y prevalece la impunidad”.

El relator externó que sin duda México no está solo en ese asunto, pues también se da en otras naciones, “la persistencia de esa amenaza y la persistencia de la impunidad, que van de la mano, no han dejado de tener graves consecuencias para el periodismo”.

En su oportunidad el subdirector general de Comunicación e Información de la UNESCO, Moez Chakchouk, precisó que en lo que va de 2019 han sido asesinados al menos 11 periodistas en México, de ahí la necesidad de más acciones para asegurar que los culpables rindan cuentas.

Refirió que a nivel mundial un periodista muere cada cuatro días y en nueve de cada diez casos esos asesinatos se conservan impunes.

De acuerdo con los datos ofrecidos por Chakchouk, la región de los Estados Árabes es la más mortífera para la práctica del periodismo, con 30 por ciento de los asesinatos en el mundo, seguida de América Latina y el Caribe, con 26 por ciento, en tanto que Asia y el Pacífico registran 24 por ciento.

Además, entre 2014 y 2018 aumentó 18 por ciento el número de asesinatos de periodistas, en comparación con el quinquenio anterior. “Aquí en México, entre 2006 y 2018, sumaron 97 asesinados, de acuerdo con datos de la UNESCO, y este año suman 11 casos en este país”.

Con cifras proporcionadas por el gobierno de México señaló que solo ocho de los 97 casos se han resuelto. “Se debe hacer más para asegurarnos que los asesinos rindan cuentas por sus crímenes. Nosotros en la UNESCO estamos comprometidos para colaborar con los gobiernos y con el gobierno mexicano”.

Durante la inauguración, a la que asistieron la subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la cancillería, Martha Delgado, y el coordinador de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez, Chakchouk reiteró que el evento es un marco propicio para rendir tributo a todos los periodistas asesinados y demandar justicia.

“El Estado de derecho y la protección de los periodistas son de los asuntos más importantes y urgentes que enfrenta el mundo”, remarcó luego de dejar claro que “no hay ninguna prensa libre, sin estar segura.

“Esto es, se tiene que garantizar la libertad, tenemos que reportar los hechos ante el público, de ahí que se tiene que exigir que los atacantes sean enjuiciados y llevados a rendir cuentas”, añadió el funcionario de la UNESCO.

Fuente: NTX