Al concluir la Quinta Conferencia de Presidentes de Parlamentos de MIKTA, organismo del que forma parte México, Indonesia, Corea del Sur, Turquía y Australia, los representantes emitieron un pronunciamiento conjunto, en el que refrendan el compromiso de cada parlamento para laborar en favor de la equidad de género, la inclusión social, el apoyo a jóvenes, impulso a la educación como palanca de desarrollo, la economía creativa, entre otros.

Scott Ryan, presidente del Senado de Australia; Moon Hee-Sang, presidente de la Asamblea Nacional de Corea; La Nyalla Mahmud Mattalitti, presidente del Consejo Representativo Regional de Indonesia; Mustafa Sentop, presidente de la Gran Asamblea Nacional de Turquía y el senador Jorge Carlos Ramírez Marín, vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, analizaron el papel parlamentario en la promoción de la inclusión social, y la manera en que pueden contribuir simultáneamente, para alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible, (ODS).

Subrayaron el papel fundamental de parlamentos, para conseguir el empoderamiento de la mujer, la paridad de género, el desarrollo de nuevas tecnologías, turismo sostenible, y comercio internacional.

En concordancia de los ministros de relaciones exteriores de MIKTA, los parlamentarios manifiestan que deben crearse mecanismos para fortalecer el multilateralismo y la gobernanza global. Hubo consenso en que enfrentan desafíos similares y su labor es proponer soluciones.

Entre los desafíos hay variantes como son: el registro de desastres naturales, el enfrentar a la delincuencia organizada, terrorismo, migración, hambre, inequidad y la pobreza. La incidencia es diferente en cada una de las naciones.

Hoy más que nunca, se dijo, deben fortalecer las alianzas marco entre los parlamentos, de manera regional y global.

Insistieron en conceder el respaldo a la economía creativa, para empoderar a micro, pequeñas y medianas empresas, sobre todo de plataformas digitales.

Refrendaron el compromiso de cumplir con los acuerdos de la agenda de las Naciones Unidas 2030, bajo el principio de “No Dejar a Nadie Atrás“.

Además se solidarizaron con los pueblos de Latinoamérica que enfrentan situaciones difíciles, social y económicamente.