Ethel Riquelme.

Reactivo, sin prudencia en sus palabras, ni cálculo político por el raspón contra sus aliados militares, Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad Ciudadana Federal eligió ayer el ataque y las machincuepas mediáticas para responder a las cifras vergonzosas, presentadas por organizaciones sociales que ubican al actual como el año más violento del país, evidencia del fracaso en el proyecto de la Guardia Nacional y del debilitamiento de las fuerzas armadas desmanteladas por la GN.

Como si las críticas mataran, como si de verdad hubiera una comparación entre los mexicanos asesinados y las cifras de memes, como si fuera válida la respuesta de enemigos virtuales frente a asesinos y criminales reales, el Secretario de Seguridad, acusó a dos empresas de generar “boots” contra la Guardia Nacional.

Luego, señaló como detractores y enemigos de la Cuarta Transformación a “adherentes de la Guerra contra el Narco”, sin calcular que muchos, muchos de ellos, se encuentran en posiciones clave del gabinete de seguridad del presidente López Obrador.

La respuesta a las apabullantes estadísticas asestadas, fue el lanzamiento de una nueva campaña con que se pretende defender a la Guardia Nacional: el contrataque, llevándose “entre las patas” a decenas de altos mandos militares identificados por participar muy alta y activamente en esa guerra, algunos de los cuales incluso están señalados en carpetas de investigaciones por presunta violación a derechos humanos y otros que obtuvieron sus honorificas menciones justo por servir en esa etapa.

Durazo sí ha de saber que el actual secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, fue alto mando del 2011 al 2015 en estados como Coahuila y Baja California, donde la inseguridad, en penales, en la frontera, donde el crecimiento y la recomposición de grupos delictivos fue combatida con la estrategia de la guerra contra el narcotráfico del sexenio de Felipe Calderón y que más de la mitad de la primera plana de los mandos que acompañan al General hoy, tienen el mismo registro en su hoja de servicios.

Bajo esta acusación, el señalamiento hacia “los adherentes a la guerra contra el narco” en una reunión de gabinete de seguridad de la Cuarta Transformación deberá empezar por nosotros, ustedes y ellos, pues todos en las Fuerzas Armadas, los miembros de la Policía Federal hoy inscritos en la Guardia Nacional y los funcionarios de las otrora Procuradurías hoy Fiscalías participaron y arrastran antecedentes de una u otra manera.

Y él mismo. Alfonso Durazo, ex secretario privado de Vicente Fox y quien ayudó a la consejería jurídica a ascender a Secretario del ramo la noche del 30 de noviembre a un almirante que no pudo hacerlo el 20 de noviembre anterior, también tendrá muy presente que buena parte del actual mando de la Armada de México se formó en el Estado Mayor del almirante Marco Antonio Peyrot, ex Secretario de Marina con… Fox, hoy enemigo de la Cuarta Transformación a la que quiere “partirle la madre”, según su propio dicho.

La imprudencia política del único político responsable del gabinete de seguridad, un equipo masivamente militar, no ha tenido buena recepción entre el mundo castrense que empiezan a coincidir con las cifras presentadas ayer por las organizaciones sociales y la tendencia decepcionante de la Guardia Nacional.

Las estadísticas muestran que en lo que va del 2109 se han registrado 23 mil 724 homicidios, un promedio de 100 asesinaros diariamente, una tendencia que, de continuar podría cerrar con más de 33 mil homicidios, el año más violento incluso por arriba del 2011 que registró 27 mil homicidios en plena Guerra contra el Narco de Felipe Calderón.

A los 10 mil asesinatos más que se suman hasta el momento, hay que añadir la grave realidad del feminicidio. Polo Oteyza, director ejecutivo de la agrupación Causa en Común, reveló una escalada del 15 por ciento en este tema al pasar de 571 mujeres asesinadas a 661 en este año, mientras que en secuestros, se pasó de mil 26 en los primeros ocho meses del año, a mil 145 a la fecha, lo que suma un 12 por ciento más.

Ricardo Pascoe, integrante de la Plataforma Futuro 21 condenó el desmantelamiento de la estructura policíaca que tenía el país para crear la Guardia Nacional, pues con todo y los defectos y errores, se contaba entonces con estadísticas, historia de índices delictivos, maneras de operación rápida, sistemas de comunicación, entre otros.

La respuesta del Secretario Durazo, lo mismo que sus estrategias de seguridad y las “soluciones” que ha dado a las protestas de policías federales, ha logrado eso sí, unificar las estadísticas y las voces, aunque sea en su contra.