Alejandro Díaz de León, el gobernador de la autoridad monetaria, aseguró que hay riesgo de una desaceleración económica del país más pronunciada, luego de la decisión del Banco de México (Banxico) de bajar en 25 puntos base su tasa de referencia.

Las tensiones comerciales globales han derivado en impactos económicos en distintos países, lo que ha llevado a alertar a los inversionistas de una recesión económica mundial, apuntó este jueves Díaz de León en entrevista con Radio Fórmula.

“Estamos en una situación compleja. En dos semanas estaremos revisando nuestro pronóstico de crecimiento para este año y el siguiente, y también nuestro pronóstico de inflación en el informe trimestral, y ahí estaremos dando ya una visión más precisa de lo que esperamos para este año, pero los riesgos de una desaceleración más pronunciada se han incrementado”, dijo el gobernador del Banxico.

Además, expuso que los focos en el tablero están indicando que el sesgo es a la baja en cuanto a las perspectivas de crecimiento económico. “Las señales externas y el comportamiento de la actividad económica interna muestran un estancamiento de la actividad económica”, agregó.

Asimismo, enfatizó que los riesgos de una recesión mundial están presentes, por lo que es necesario crear condiciones internas que generen confianza de los inversionistas para contrarrestar los choques externos.

“Hay muchos elementos estructurales que pueden revertir, generar confianza y cambiar la dinámica interna y transitan por esta agenda de seguridad, de promover la inversión, de la apertura en sectores, de infraestructura, en fin son muchos”, dijo.

Indicó que este entorno externo es inédito, pues no se había tenido esta combinación donde las tensiones comerciales han dado lugar a una caída en la producción manufacturera, en la inversión prácticamente en todo el mundo.

“En Estados Unidos la Reserva Federal también ha reducido su tasa de interés debido a que las perspectivas hacia adelante son de una desaceleración más franca como resultado de estas tensiones”, finalizó.

Fuente: El Financiero