Cerritos, SLP.- El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que su gobierno va a “levantar” el sistema de salud que “se dejó caer” en anteriores administraciones, como lo refleja el “tiradero” de obras inconclusas que hay en todo el país y que representan “el cementerio de la corrupción”.

En un diálogo con la comunidad del Hospital Rural Cerritos, denominado Atención Médica y Médicamentos Gratuitos, el mandatario federal expuso que su administración seleccionará las obras de salud que serán terminadas, “porque se hicieron muchas, no porque hacían falta sino por el negocio, la corrupción, el contratismo y el moche, sin planeación”.

Mencionó que se trata de 300 obras en todo el país que se encuentran abandonadas o en construcción, pero no se concluirán todas porque “no le vamos a meter dinero bueno al malo y se tiene que cuidar el presupuesto”.

Acompañado por el secretario de Salud, Jorge Alcocer; el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoe Robledo, y el gobernador Juan Manuel Carreras, el titular del Ejecutivo enumeró cuatro acciones que emprenderá para “levantar”el Sector Salud.

Señaló que en primer lugar se asegurará de que no falten los medicamentos en centros de salud, unidades médicas y hospitales, pues si llegan los refrescos y las papas fritas “por qué no vamos a distribuir las medicinas”.

En segundo lugar, López Obrador indicó que se trabajará para que no falten los médicos, las enfermeras, los especialistas y los equipos médicos, en tanto que la tercera acción consiste en la infraestructura, en rescatar las obras inconclusas.

Señaló que el cuarto rubro será regularizar la situación de los trabajadores de la salud y se mejorarán los servicios que prestan el Seguro Social y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), y habrá un solo sistema de salud para atender a la población abierta que será IMSS Bienestar.

Da López Obrador bienvenida a crítica, pero no cederá ante lo injusto

El presidente Andrés Manuel López Obrador dio la bienvenida a la crítica y dijo que goza que haya cuestionamientos.

“No tenemos por qué pensar todos de la misma manera, sería muy aburrida la vida si hubiese un pensamiento único, sería aburridísimo”, expresó en un diálogo con la comunidad en el Hospital Rural de este municipio.

“Por eso hasta me da gozo el que haya crítica, el que haya cuestionamiento, el que haya polémica, eso es importantísimo”, sostuvo.

Advirtió que en las dictaduras nadie habla, es ‘engarrótese ahí, prohibido hablar’, y “se protesta con los dientes apretados”, pero en la democracia como la que vive el país se da la crítica, la diversidad y al final de cuentas luchar por causas justas y por lo que se tiene razón.

“Somos libres, que haya movimiento, que haya protestas, nosotros no vamos a reprimir, nosotros fuimos de la oposición y nos reprimieron, nosotros no vamos a hacer lo mismo.

“Vamos a respetar el derecho de manifestación, el derecho a disentir, el derecho a la crítica. Ah, pero no vamos a ceder en nada que sea injusto, porque nosotros fuimos rebeldes, pero con causa”, enfatizó. Sostuvo que si alguien dice: ‘yo estoy en contra de algo’ y no tiene razón, no va a tener respaldo.

Recordó que hubo una rebelión de la Policía Federal, que supuestamente iba a ser un gran conflicto, pero “como no tienen razón -porque no se despide a nadie, no se les están quitando prestaciones, fue un asunto político, pensaron que podían afectarnos- no duró nada”.

“Tomaron carreteras y la misma gente que pasaba en los carros decía: ‘Ya dejen de estar… Y se terminó”, agregó el mandatario.

Fuente: NTX