Los problemas del terreno considerados en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de la Refinería de Dos Bocas no son imposibles de solucionar, aseguró el CEO de Rengen, Oscar Scolari.

En conferencia de prensa, el directivo de la compañía de infraestructura dijo: “El terreno presenta problemas, presenta retos, pero no son imposibles de solucionar, ve la terminal de Abastecimiento de Dos Bocas, tiene tanquerías de medio millón de barriles, plantas de bombeo, terminales de almacenamiento y distribución”.

Respecto a la posibilidad de un incremento en el costo del proyecto, consideró que primero se tiene que ver a detalle la parte de la ingeniería, para dimensionar los equipos, el tamaño y partir de ahí saber cuánto costaría la refinería.

El empresario señaló que la refinería es una cuestión de necesidad y soberanía, por lo que el tener autonomía en la producción de combustibles básicos es importante. “No es una inversión descabellada, yo creo que tiene cabida.

Además, dijo, el mercado está, pues hay más de 100 millones de mexicanos en el país y se sigue creciendo, por lo que hay una población importante menor de 30 años que demanda servicios y todo se basa en energía.

Por otra parte, el CEO de Rengen subrayó que urge que Petróleos Mexicanos (Pemex) presente su Plan de Negocios, el cual incluya el rubro de refinería, dado que hay un gran potencial para que, con pocos recursos, se pueda mejorar su capacidad de refinación.

Expuso que siguen interesados en participar en Dos Bocas, pues hay un paquete que tiene que ver con las plantas de hidrotratamiento, en las cuales tienen experiencia, así como en otro paquete de servicios auxiliares, donde se contempla generación, energía, vapor, entre otros, y la parte de infraestructura que va desde tanques, llenaderas, terminales.

Fuente: NTX