Tras el extrañamiento del sector empresarial por la cancelación de rondas petroleras, el presidente Andrés Manuel López Obrador negó que haya una confrontación con los empresarios del país e incluso afirmó que es muy buena la relación y se respetan todos los contratos existentes. 

“Que no se entienda que hay una confrontación con el sector empresarial, es muy buena la relación y Carlos Salazar -presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE)- es una persona honorable, si acaso hace falta intercambiar información… No me voy a dejar cucar, no quiero pleitos”, expresó López Obrador.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, reiteró el interés de su gobierno en que los sectores público y privado trabajen de manera coordinada, pero dejó en claro que no se busca “dar concesiones a diestra y siniestra para generar especulación… Cómo entregar más contratos si los que su suscribieron no están dando buenos resultados”.

El mandatario federal resaltó que en el reciente convenio que se firmó con el CCE para promover la inversión, se establecen los compromisos adquirirlos e incluso “hay una cláusula donde se habla de convocar a quienes tienen contratos en Pemex para que inviertan y se cumplan con esos compromisos”.

Recordó que hace cuatro años cuando la reforma energética se aprobó y se entregaron 107 contratos, se decía que “para estos tiempos íbamos a estar produciendo tres millones de barriles diarios (…) y esto no sucedió, fue un fracaso.

“Decían que iba a llegar la inversión extranjera a raudales y no llegó. Y en la producción, de todos los contratos sólo ha habido una producción de 20 mil barriles, Pemex está produciendo un millón 680 mil barriles y con las rondas que tuvieron que ver con la privatización, -o para no decirlo así, con los contratos- 20 mil barriles”, detalló.

Entonces, “¿cómo otorgar más contratos si los que se suscribieron no están dando buenos resultados? “–cuestionó el jefe del Ejecutivo.

Mencionó que al hablar con los empresarios les hizo saber que son ellos los que abren o se cierran la puerta, ya que si tienen esos contratos y producen, se podría pensar en ampliarlos, en nuevas rondas, “pero si no hay inversión, entonces, ¿para qué nuevas concesiones?”.

En el caso de la minería, dijo que durante el periodo neoliberal se entregaron cerca de 60 millones de hectáreas del país, es decir, “30, 40 por ciento del territorio nacional en concesiones”.

Y “¿cuándo se acaban de explotar esas extensiones en minería? Ahí sí, miles de años se llevarían. ¿Cuánto están explotando de las concesiones? Muy poquita”, enfatizó.

El presidente dejó claro que los contratos “son sagrados” y que lo único que no hará su gobierno es “seguir dando más concesiones a diestra y siniestra sólo para la especulación”.

De tal suerte, dio la bienvenida a aquellos que cuentan con contratos para la exploración y para la producción de petróleo, y que además invierten.

“Sólo tengo información de dos empresas; una nacional y una extranjera que a finales de este año van a estar ya extrayendo, una, 20 mil barriles y la otra lo mismo, o sea, 40 mil barriles al final de este año”, precisó.

El mandatario mexicano reiteró que sostiene una relación favorable con los empresarios; “que no se entienda que hay una confrontación con el sector empresarial, que no se interprete de esa manera, es muy buena la relación. Repito, Carlos Salazar es una persona honorable, si acaso hace falta intercambiar información”.  

Fuente: NTX