El secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, anunció hoy el inicio del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, que comenzará con el programa “Sembrando Vida”.

En conferencia de prensa en la sede de las Naciones Unidas, el jefe de la diplomacia mexicana reveló que participarán en el financiamiento de dicho plan España y Alemania, y se espera que en los próximos días se sumen otros países.

El arranque del programa que fue diseñado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), contará con la presencia del recién estrenado presidente salvadoreño Nayib Bukele, quien con ese objetivo estará en la ciudad mexicana de Tapachula, junto con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En el acto previsto para este jueves se conocerá también el monto financiero con el que México participará, el cual -adelantó Ebrard- será por varios millones de dólares.

El Plan de Desarrollo Integral, parte del principio de la migración forzada, por cuestiones de pobreza y seguridad, en el que participan también Honduras y Guatemala, contará con el respaldo de Naciones Unidas, a través de órganos como su Secretaría General y más de 14 de sus agencias.

El canciller mexicano se refirió también a la reunión “exitosa y cordial” que sostuvo con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y precisó que este programa contará con la participación de Honduras y Guatemala.

A pregunta de reporteros, Ebrard ratificó que el plan impulsado por México toma como premisa que la migración forzada se presenta por condiciones de pobreza extrema o seguridad, y al actuar cumple con los compromisos asumidos, y ahora habrá que esperar que Estados Unidos también lo haga.

En relación con el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur de su país, descartó afectación a la soberanía, porque es una medida que ya tenía considerada para todo la nación, y que sólo se adelantó para esa zona del territorio nacional. La medida, puntualizó, fue autorizada por el Congreso de la Unión.

Marcelo Ebrard aclaró además que no se está pidiendo la fuerza de Naciones Unidas, lo que se solicita es su participación en la coordinación de una labor en la que están integrados diversos países.

Con el programa Sembrando Vida, lo que se hace es cumplir con una de las recomendaciones para impulsar crecimiento económico y desarrollo en Centroamérica, ante una migración forzada, probablemente, una de las primeras motivadas por el cambio climático.

Hay un corredor seco, con elevada deforestación y devastación de la región que obliga acciones inmediatas, como ofrecer empleo y aplicar acciones para la reforestación, con campañas específicas que cada país diseñará, explicó.

Respecto a las versiones de violación a derechos humanos de los migrantes, el canciller aseguró que en México no se prohíbe la migración, pero no se permitirá el tráfico de menores de edad, ni movimientos que pudieran implicar la muerte.

Fuente: NTX