México no renunciará a su histórica política de asilo y refugio para los migrantes que vienen a este país en busca de una oportunidad distinta de vida, afirmó el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas.

Reconoció que hoy se vive una emergencia en esta materia, que reclama la acción firme del Estado, y pidió a las dependencias del sector público federal salir de su “zona de confort” para enfrentar la realidad que vive el país en materia de derechos humanos.

“Vamos a ir a los lugares donde existen conflictos, para cumplir la responsabilidad que el Estado mexicano abandonó por mucho tiempo”, expresó en el inicio de los trabajos para el diseño del Programa Nacional de Derechos Humanos 2019-2024, encabezados por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Fuente: NTX