Ethel Riquelme.

El armamento que el pasado 26 de mayo fue intercambiado por la vida de soldados retenidos en la comunidad de La Huacana, Michoacán, por miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación era parte de un arsenal enviado por Nemesio Oceguera, alias “El Mencho”, a su célula localizada en el municipio de Buenavista y destinadas a asediar al Ejército Mexicano.

En un video del CJNG que revela a miembros del cartel montando el armamento recién desempacado, se ven dos rifles Barret y un ametralladora minimi RO 5.56 milímetros y se escucha la misma voz del hombre que en La Huacana toma el teléfono para negociar con el mando militar el regreso de las armas a cambio de soldados retenidos.

Filma, al tiempo que él mismo graba un mensaje: “Mira Sedena, hija de tu puta madre, eh, para que sepas lo que traemos para ti, hijo de tu puta madre. Ahí nomás, pa´que te quieres armar en Buenavista, hijo de tu perra madre, (inaudible) sarra. Y la estamos armando, fíjate nomás lo que nos mandó Papá Mencho. Ya nomás tú ve”.

El video del “envío del Mencho”, difundido apenas unos días antes de los hechos ocurridos en La Huacana y con la voz del mismo individuo que negocia la liberación de los militares, identificado ahora por la inteligencia militar como Bulmaro Arzate, lugarteniente del Mencho, revela que se trata del mismo armamento que les fue decomisado por el Ejército Mexicano.

A decir de las fuentes que rescataron el video difundido entre habitantes de las poblaciones cercanas a Apatzingán, esa podría haber sido la urgencia de la célula delincuencial por alcanzar una negociación con el General Mérida, comandante de la zona militar a fin de recuperar el armamento en manos de soldados, exactamente dos Barrets y la minimi, las primeras que pueden alcanzar hasta 5 mil metros de distancia y penetrar blindajes hasta del número 8 o más.

Primero, porque apenas había sido recibido en Buenavista y, dos, por la forma en la que lo perdieron y les fue decomisado, cuando los propios sicarios lo abandoron en una camioneta Toyota en la comunidad de San Pedro Jorullo, al salir huyendo de un patrullaje militar.

La revelación del video con el mensaje de violencia y amenaza a los integrantes de la Sedena, profundiza la indignación por el intercambio, por la devolución del armamento de grueso calibre justo destinado a matar a soldados y por la libertad con la que el cartel moviliza y trafica armamento por puertos y fronteras.

Particularmente que, tras lo ocurrido en Michoacán el domingo 26 de mayo, apenas una semana después, el domingo 2 de junio, hayan aparecido mantas atribuidas al mismo CJNG en el Estado de Querétaro anunciado su llegada a la entidad.

Provocación, omisión o negociación, lo cierto es que la tarde de ayer, se inauguraba, con un saldo fatal de 18 muertos en Coacolman, zona de Aguililla Michoacán, la aparición ahora también del Cartel “La Nueva Familia Michoacana”. Un verdadero insulto al gobierno, de todos los niveles.