Becarios, académicos e investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) sí podrán viajar al extranjero sin solicitar autorizaciónsiempre y cuando no ocupen cargos de mando o enlace, informó el consejo través de un comunicado.

Esto, luego de que la titular del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, consultó a la titular de la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, quien finalmente aclaró la situación.

“La Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, aseguró que los viajes de los investigadores de Conacyt y de los Centros Públicos de Investigación (CPI) no se verán afectados por las medidas de austeridad”, indicó el Conacyt en el documento.

“Agregó que los becarios, académicos e investigadores adscritos a la institución, no requieren solicitar por escrito ni recibir autorización expresa para poder realizar viajes al extranjero a cargo del erario, siempre y cuando no ocupen cargos de mando o enlace”, se lee en el comunicado.

Aunque estos viajes académicos deberán cumplir con principios de transparencia y rendición de cuentas.

Mientras que el personal de mando o enlace sí deberá referir a la titular del Conacyt su solicitud para participar en comisiones académicas en el extranjero.

Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que los científicos de instituciones como Conacyt y Cinvestav deben pedir permiso al titular del Ejecutivo federal para viajar al extranjero porque los investigadores del país salían por multitudes, lo que no iba acorde con la austeridad en el Gobierno.

La nueva medida generó molestias entre la comunidad académica y científica, que, a través de redes sociales, reprocharon y señalaron que desconocen cuál será la forma de hacer el trámite, y cuáles serán los criterios que se usarán en el nuevo gobierno, y en el propio Presidente en lo particular, para decidir si autoriza o no las solicitudes de los estudiantes o científicos investigadores.

Y en la plataforma Change.org se inició una petición para que los investigadores no necesiten de la firma del presidente para realizar viajes al extranjero con motivo de su trabajo.