Los gobiernos federal y estatales en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, lejos de atender el problema de la mala calidad del aire, persisten en la simulación, denunciaron la Red por los Derechos de la Infancia en México y la organización ambientalista Greenpeace-México.

Pese a los registros de más de 161 puntos len el índice metropolitano de la calidad del aire (IMECA) en el municipio de Nezahualcóyotl, y de 153 en la alcaldía de Iztapalapa, que significan una calidad del aire “muy mala”, aún no se armonizan la Norma Oficial Mexicana (NOM) -que regula los máximos permisibles de emisiones contaminantes- con los estándares que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo cual demuestra la simulación.

Además, la exposición continua al dióxido de nitrógeno se relaciona con enfermedades de las vías respiratorias como disminución de la capacidad pulmonar, bronquitis agudas, asma y se considera responsable de los procesos alérgicos, sobre todo en niños, sin descartar su relación con enfisema pulmonar, en algunos casos,y con otros efectos menores como la irritación ocular y de las mucosas.

En el caso de los niños, exponerse a estas partículas se asocia con enfermedades distintas, tal como señalaron ambas organizaciones en el informe “no apto para pulmones pequeños”, que se presentó en 2018, señalan en un comunicado.

“En este documento, las organizaciones dieron a conocer que en México mueren cada año al menos mil 680 menores de cinco años de edad por enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire, y el número de muertes atribuibles a esta causa ha incrementado casi 60 por ciento entre 1990 y 2015, debido a las altas concentraciones de contaminantes”, indica.

En el caso de los niños, el riesgo a su salud es mayor. Sólo en 2016 -último año del que se tiene registro- las muertes de personas menores de cuatro años representaron 53.4 por ciento del total de decesos por asma. En ese año también se registraron mil 902 fallecimientos por infecciones respiratorias agudas en niños y adolescentes.

Es urgente generar y homologar en todo el país políticas públicas dirigidas a mejorar los sistemas de información sobre los efectos de la calidad del aire en los derechos de la niñez, así como en las regulaciones para hacer frente a la contaminación atmosférica en México.

También llamaron a que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) cumpla su obligación de ajustar las normas oficiales mexicanas para garantizar los derechos de la infancia.

Greenpace y la Red por los Derechos de la Infancia en México recordaron a la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, que también preside el Sistema Estatal de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes de Protección (Sipinna) de la Ciudad de México, creado por mandato de la ley general en la materia en 2014.

En ese sentido, hicieron un llamado a cumplir con la obligación de garantizar los derechos de los niños, en particular la garantía a la salud y a un medio ambiente sano.

Fuente: NTX