Nuevo sindicalismo

“Más de lo mismo”, hijos y sobrinos de la vieja guardia

Luis Serieys Zárate

12/05/2019

Ciudad de México

Tal y como lo señalamos en este espacio y en el programa Buen Provecho Señor Alcalde de la 830 de AM. La violencia al interior del Movimiento Obrero Organizado después de que el 1 de diciembre se publicó la nueva Reforma Laboral aprobada por el Congreso de la Unión apareció tan sólo siete días después.

El 8 de mayo asesinaron en la plaza principal de Cuernavaca al dirigente sindical de la CTM, Roberto Castrejón, pero unos días después el 11 de mayo, ahora en Salamanca, Guanajuato, el líder del sindicato de la Petroquímica y secretario general sustituto de la CTM, Gilberto Muñoz Mosqueda es asesinado.

Como lo dijimos incluso antes de la aprobación de la reforma laboral, la violencia llegaría a niveles no vistos desde la década de los años 1930 y la de los años 1980 y eso nos lleva a parafrasear a colegas de varias entidades que han comentado que habrá una purga desde el gobierno federal para que las  nuevas centrales obreras se encumbren para sustituir al llamado Sindicalismo Oficial, representado en el Congreso del Trabajo, la CTM, CROC, CROM, COR y otras centrales obreras.

Pareciera ser que así como el Partido Revolucionario Institucional nunca cedería el control político del país a menos que lo hiciera en beneficio de un ex priista o ex priistas como lo son múltiples dirigentes de Morena, hoy las centrales obreras en un perfil similar no cederán su poder a menos que sea a quienes crecieron en ellas.

Lo decimos porque las dos centrales creadas para beneficiar con su apoyo a la Cuarta Transformación como son la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) que dirige el senador Pedro Haces Barba y la Central Internacional de Trabajadores (CIT) que dirige otro senador, Napoleón Gómez Urrutia tienen dirigentes que nacieron a la sombra del llamado sindicalismo oficialista.

En el primer caso el propio dirigente Pedro Haces Barba es sobrino del extinto líder electricista y tercer dirigente de la CTM, Leonardo Rodríguez Alcaine y tiene a su lado como dirigente en el estado de México a Jorge Neyra García, secretario de su central en el Estado de México e  hijo de Armando Neyra Chávez, líder de la CTM en esa entidad y secretario de finanzas de la central obrera.

En el segundo caso, Napoleón Gómez Urrutia, al que se acusa de no ser minero de origen, salvo por ser hijo del líder del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico de la República Mexicana, napoleón Gómez Sada durante 40 años y como líder de uno de los dirigente de sus Federaciones es el hijo del fallecido dirigente de la CROC, Alberto Juárez Blancas.

A la CATEM que hoy por hoy es una de las receptoras de contratos sindicales de construcciones de carácter federal la acompañan dirigentes de sindicatos como Conrado García Velasco, líder del sindicato de Notimex que fue acusado por trabajadores de la agencia por nepotismo y por irregularidades en el manejo de plazas, becas y otros asuntos de manejo de personal en sus 17 años al frente de la organización en que dicen “sólo beneficia a sus incondicionales” y lleva 15 años amenazando con un paro de labores o huelga para salirse con la suya.}

La CATEM como todas las centrales obreras anuncia que tienen la representación de dos millones de trabajadores reunidos en 50 federaciones y sindicatos, eso, es la danza de las cifras que en anteriores columna hemos comentado, porque con los números que maneja cada una de las centrales obreras los trabajadores inscritos en el IMSS no alcanzan, pues son apenas 14 millones más o menos.

El otro asunto que marca a Haces Barba es que como a todos los dirigentes obreros de importancia se les acusa de tener empresas en diversos sectores de la economía y eso los lleva a tener en su pasado relaciones poco confiables, dirían los expertos, como su cercanía con la familia Murat, con el ex gobernador  de Veracruz, Javier Duarte y con el fallecido Rafael Moreno Valle.

Casualmente como senador es presidente de la Comisión de Radio Televisión y Cinematografía, y por obvias razones forma parte de las comisiones de Trabajo y Previsión Social, Salud y Seguridad Social y de Minería y Desarrollo Regional, en el caso de la de Salud, se dice que el gobierno de Oaxaca le otorgó con Murat un importante contrato a una empresa de su propiedad y porque era suplente del ahora director del IMSS, German  Martínez Cásares.

Cuando hablamos de la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT), Napoleón Gómez Urrutia dirigente minero, heredero del sindicato dirigido por su padre por 40 años, como ya lo señalamos como senador es presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social y es miembro de las Comisiones de Minería, Energía y Economía.

Dice tener apenas 10 federaciones y 150 sindicatos de diversas industrias que incluyen al Sindicato Minero que él mismo dirige con apenas la tercera parte de los trabajadores que tenía en 2002.

Dice tener a un sindicato de la extinta Mexicana de Aviación, que de hecho se forma con trabajadores de las Asociaciones Sindicales de Pilotos y de Sobrecargos, así como del Sindicato de Trabajadores de Tierra; y con una Federación de ex croquistas que lidera Alberto Juárez, hijo del fallecido líder la CROC, Alberto Juárez Blancas.

Es acusado de aún deber 54 millones de dólares a los mineros de Cananea y de ser un experto en estallar huelgas, la más famosa fue de la Mina de Cananea y su pleito con la Minera México que se mantuvo durante todo su exilio en Canadá.

Este enfrentamiento no sólo con la empresa, sino con el Movimiento Obrero Organizado se inició a partir de su enfrentamiento con el Congreso del Trabajo en el año 2006 cuando conformó una disidencia con la CROC de Isaías González Cuevas para cambiar al presidente del organismo,Víctor Flores Morales.

También se le acusa de estar atrás de la huelga en 45 maquiladoras en Tamaulipas, de las cuales muchas forman parte de la industria que provee de partes a las automotrices que tanto le interesa controlar a las asociaciones sindicales de los Steelworkers que protegieron a Napoleón durante su exilio e incluso le consiguieron la nacionalidad canadiense.

Otra huelga que desde su exilio estalló fue la de las secciones 21 y 22 de Tayoltita en Durango y de paso lo acusan otros dirigentes mineros e incluso algunos empresarios del ramo de extorsionar porque pide dinero para sí mismo para levantar las huelgas que estalla.

Para terminar debemos comentar que aquello que “combatió” en 2006 cuando se enfrentó al Congreso del Trabajo para evitar una reelección del líder ferrocarrilero, Víctor Flores Morales al frente del organismo, el mismo Gómez Urrutia lo volvió a practicar en febrero pasado, cuando la Convención del Sindicato Minero lo reeligió por tercer periodo consecutivo, el primero fue en 2002-2008 su primera reelección reconocida por la Secretaría del Trabajo.

serieys@hotmail.com