ALEJANDRO LELO DE LARREA

Un par de semanas después de que fue cesado como director del Canal 14 del Sistema Público de Radio y Televisión del Estado Mexicano (SPR), Fernando Coca fue recibido por el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional.

AMLO le dijo que se habían equivocado quienes lo destituyeron. Le reconoció el apoyo histórico a su movimiento (desde 1995). Y le ofreció reincorporarlo a la 4T, en una secretaría de Estado.

La destitución de Coca se dio a conocer en los medios el lunes 8 de abril, aunque el cese por parte del titular del SPR, Jenaro Villamil, ocurrió el 28 de marzo. Días después, el nuevo nombramiento: Leticia Salas (quien de 2007 a 2014 fue directora del Canal del Congreso, gracias al impulso de Felipe Calderón). Hoy es amiga del vocero presidencial, Jesús Ramírez.

Por esa amistad, ese lunes 8, me aseguran fuentes de Palacio Nacional, López Obrador, molesto, reconvino a Ramírez, pues consideró que se alió con Villamil e incurrieron en rudeza innecesaria contra Coca, un leal a su movimiento. Ramírez afirma que no hubo tal regaño. “Es algo totalmente falso”, me dijo ayer. Es evidente que Villamil nunca quiso a Coca en Canal 14, por dos razones: no era de su equipo y por su amplia trayectoria en Televisa, empresa a la cual el titular de SPR y sus aliados le tienen fobia.

Tan es evidente, que el pasado 23 de enero, cuando López Obrador anunció que propondría al Senado a Villamil para encabezar el SPR, éste aludió una lamentable frase de Emilio Azcárraga Milmo.

“Ya no más una televisión para una clase media jodida, que no va a salir de jodida como dijo un clásico”, dijo Villamil ese día frente a AMLO.