Al destacar que el derecho a la salud se construye dejando atrás las relaciones asimétricas e invirtiendo en la cercanía cotidiana con las personas, Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, llamó al gobierno, sociedad civil y academia a sumar esfuerzos en favor de la salud.

Durante la presentación del Informe de la Comisión de Alto Nivel Salud Universal en el siglo XXI: 40 años de Alma-Ata, afirmó que “la salud es un derecho y no debe haber discriminación”, y advirtió que si bien cualquier cambio requiere de idas, valores y principios, de nada sirve si eso queda en el papel.

En el acto realizado en Palacio Nacional, en el marco del Día Mundial de la Salud, destacó que están dadas las condiciones para hacer tangibles en los territorios sistemas de salud más eficaces y legítimos que reduzcan las distancias entre las necesidades de salud y las respuestas públicas.

Fuente: NTX