El gobierno de México aceptó 262 recomendaciones de la Tercera Evaluación del Mecanismo del Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos.

Ello es una acción sin precedentes, pues por primera vez de manera plena se aceptaron 262 de las 264 recomendaciones del EPU, destacó ONU-Derechos Humanos.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) recordó que el pasado 14 de marzo, en el marco del 40 Período de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos, se llevó a cabo la adopción del informe de México que resultó de su tercera evaluación ante el mecanismo de EPU.

En ese sentido, expuso que el gobierno mexicano reconoció el alto valor del EPU y la idoneidad de dicho mecanismo para contribuir con la prevención de violaciones a los derechos humanos, así como en la promoción de los más altos estándares internacionales de derechos humanos.

A su vez, añadió que México consideró aceptables las recomendaciones realizadas a este país, con excepción de la número cinco, referente a la ratificación de las enmiendas de Kampala al Estatuto de Roma, toda vez que permanecen vigentes las consultas correspondientes por parte del gobierno de México.

Así como, la número 62, referente al respeto y defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural; recomendación que es inconsistente con el marco constitucional y la legislación penal mexicana tanto a nivel federal como estatal.

A su vez, señaló que el gobierno mexicano agradece a las 102 delegaciones que participaron en este ejercicio las recomendaciones realizadas, las cuales fueron consultadas con las instancias competentes y, como resultado de dicho proceso, se decidió aceptar 262, tomando debida nota de dos de ellas.

Detalló que se considera la adopción de medidas para asegurar la observancia y respeto a los derechos humanos, dentro y fuera de las fronteras, por lo que trabajará en ejes temáticos para atender dichas medidas.

De esta manera, se buscará la reducción de la inequidad social y la defensa de los grupos en situación de vulnerabilidad, de la libertad de expresión, del Estado de derecho, así como el combate a la desaparición forzada, la tortura, las penas crueles, los tratos inhumanos y degradantes, además de atender temas relacionados con la paz y seguridad.

Explicó que con el objetivo de orientar las políticas en el país, se trabajará en tres ejes, como el impulso de un mecanismo de coordinación eficaz en los tres poderes y órdenes de gobierno, así como propiciar un diálogo sostenido con las organizaciones de la sociedad civil.

Además, se suma el desarrollo de mecanismos de cooperación con otros Estados que, por medio de asistencia técnica, contribuyan a la construcción de capacidades, así como allegarse de las mejores prácticas que resulten en un beneficio tangible para la población.

Durante el encuentro, organismos multilaterales, organizaciones de la sociedad civil y miembros del Consejo de Derechos Humanos, reconocieron los esfuerzos que realiza el gobierno de México para la atención de las recomendaciones y lo alentaron a continuar trabajando en el fortalecimiento institucional.