La titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, aseguró que si bien México no es la causa del fenómeno migratorio, el actual gobierno está dispuesto a ser parte de la solución.

Previo a su reunión en Washington, D.C., con la secretaria de Seguridad Nacional de Estados UnidosKirstjen Nielsen, donde realiza una gira de trabajo, la encargada de la política interna del país estuvo en el Instituto de Política Migratoria (MPI, por sus siglas en inglés), donde refrendó que el Gobierno de México estableció una nueva política en la materia.

En la sede de ese instituto, Sánchez Cordero ofreció una conferencia denominada “Una Nueva Política Migratoria para una Nueva Era”, moderada por Andrew Selee, presidente del MPI, en la que recalcó que la nueva visión del Gobierno de México para regular el ingreso de las personas migrantes, es humanitaria.

En este sentido, señaló que para las personas la migración no debe ser una necesidad derivada de inseguridad y temas económicos, sino una opción, se informó en un comunicado.

Al referirse a los flujos migratorios, Sánchez Cordero expuso que en el futuro la entrada a México por la frontera sur, de personas en su mayoría de origen centroamericano, podría llegar hasta 700 mil cada año.

De ahí, sostuvo, que la nueva política migratoria del Gobierno de México apunte a regular el acceso al territorio para que sea ordenado y seguro.

Antes, la secretaria de Gobernación sostuvo un encuentro con Andrew Selee, en la que estuvo acompañada por la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena Coqui; el comisionado del Instituto Nacional de Migración, Tonatiuh Guillén López, y el coordinador nacional de Protección Civil, David León Romero.

Notimex