Luis Serieys Zárate

17/02/2019

Ciudad de México

 

Con el surgimiento de Napoleón Gómez Urrutia, al frente de una supuesta nueva central obrera sin sindicatos mexicanos reales, apareció un emulo  Fidel Velázquez que tratará de apoderarse de los sindicatos débiles del país y de manipular a los trabajadores para frenar sus conquistas laborales, mediante el resurgimiento del corporativismo laboral a las órdenes del gobierno en turno.

 

Gerardo Flores, vocero del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos, hizo tal señalamiento y puntualizó que el próximo 19 de febrero, cuando se cumplan 13 años del accidente de la mina Pasta de Conchos, en el que Gómez Urrutia estuvo inmiscuido, seguramente este no acudirá al homenaje luctuoso anual, con lo que de mostrará su lejanía con los verdaderos mineros.

 

Sostuvo que los trabajadores confían en el señalamiento del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que su gobierno respetará la determinación de los obreros de elegir de manera libre y democrática a sus dirigentes.

 

El vocero del Sindicato Nacional Democrático Minero, que agrupa a 14 mil trabajadores, recordó que el primer mandatario respeta la determinación de que los obreros formen las agrupaciones que ellos decidan, pero sí se manifestó en contra de que se mantengan líderes vitalicios.

 

“Este último es el caso de Gómez Urrutia, quien está en la lista de los caciques sindicales, porque sin que nadie votara por él en su sindicato, recibió como herencia de su papá, el puesto de secretario general y después se autonombró presidente, sin ni siquiera ser minero”, añadió.

 

Recordó que el caciquismo en el gremio minero fue iniciado por el padre del senador de Morena, Napoleón Gómez Sada, quien se mantuvo por 40 años al frente del viejo sindicato.

 

Consideró que la formación de una nueva central obrera en el país no refleja cambio alguno, ya que, en contra de lo señalado por el presidente de la República, además de Gómez Urrutia, se mantendrán en torno a él personajes que mantienen un poder vitalicio.

 

Mencionó los casos de personajes ligados al sindicato minero que encabeza Napito, como Javier Zúñiga, Sergio Beltrán y otras personas que integran su equipo, quienes han ocupado cargos sindicales entre los últimos 15 y 35 años, durante los cuales no han regresado a trabajar a sus empresas.

 

Gerardo Flores señaló que debido a los abusos cometidos por Gómez Urrutia en contra de los auténticos trabajadores, estos huyeron en desbandada del viejo sindicato minero, para fundar otras agrupaciones, al grado de que la base de este no rebasa los 9 mil obreros, cifra mucho menor a los 14 mil obreros del Sindicato Nacional Democrático Minero.

 

Entre los abusos cometidos por Gómez Urrutia se encuentran el robo de más de 16 millones de pesos a trabajadores de Altos Hornos de México (AHMSA) y el desvío de 55 millones de dólares que Napito no entregó a obreros de la minera Cananea, de Grupo México, a quienes adeudó esa cantidad por indemnizaciones cuando se privatizó la otrora paraestatal.

 

Aun cuando se ha anunciado que Gómez Urrutia estará presente en la ceremonia luctuosa de Pasta de Conchos, en el municipio de San Juan de sabinas, Coahuila, esto no ocurrirá, porque Napo es repudiado por los familiares de los 65 obreros fallecidos, ya que este señor formaba parte del Comité de Higiene y Seguridad que avaló las condiciones laborales de la mina, anotó.

 

Destacó que Napito menciona que su nueva central está formada por millones de trabajadores, pero esto lo hace porque toma en cuenta a los integrantes de sindicatos de Estados Unidos y Canadá, con los cuales tiene tratos económicos.

 

serieys@hotmail.com