El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se pronunció en favor de una reflexión amplia que incluya a todos los sectores políticos, sociales y académicos para integrar la reforma educativa y propuso cuatro ejes para hacerlo.

 

“Invitamos a las autoridades y legisladores a que utilicemos todos los espacios de análisis y reflexión para revisar y promover reformas que mejoren la educación que reciben millones de niñas, niños y jóvenes en México, como el que se está llevando a cabo mediante audiencias públicas en la Cámara de Diputados”, dijo el presidente del organismo empresarial, Juan Pablo Castañón.

 

En su mensaje semanal, consideró que la participación de autoridades, académicos, especialistas y representantes de la sociedad civil en dichas audiencias puede arrojar un diagnóstico más preciso de los problemas que enfrenta el sistema educativo, así como de las soluciones más eficaces para resolverlos.

 

Refirió que el Consejo Coordinador Empresarial propuso principios fundamentales como mantener en la Constitución los conceptos de calidad educativa y el derecho de las niñas, niños y jóvenes a aprender.

 

Asimismo, fortalecer el Sistema Nacional de Evaluación Educativa, para así contar con un diagnóstico claro y acertado, y traducirlo en un programa completo, accesible y riguroso de formación docente, así como preservar al organismo encargado de establecer los lineamientos de dichas evaluaciones.

 

En un comunicado comentó que el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) debe permanecer con autonomía y funciones claramente establecidas en el Artículo Tercero de la Constitución.

 

“Si bien existe un campo para la mejora, tanto en las atribuciones del Instituto como en los esquemas de evaluación, la solución no se encuentra en desaparecerlo, sino en mejorarlo; en salvaguardar más que vulnerar su autonomía”, opinó.

 

Agregó que evaluar la enseñanza, el aprendizaje, la gestión escolar, así como los programas y las políticas educativas es una base necesaria para mejorar el sistema educativo.

 

De igual forma, añadió que es necesario mantener en la Constitución los concursos de oposición para el ingreso y la promoción en el servicio docente y no se debe regresar a la discrecionalidad y el abuso que imperaba en la asignación de plazas.

 

Sostuvo que la evaluación de la enseñanza debe servir como base de la formación de los maestros y directivos para garantizar la mejor educación de los estudiantes, en tanto, mejorar la oferta de formación de la enseñanza no debe estar peleada con la organización laboral o gremial de los maestros.

 

Juan Pablo Castañón consideró importante también promover la autonomía de las instituciones de educación superior para que cumplan con estándares de calidad académica y servicio.

 

Subrayó que el derecho constitucional a impartir educación superior debe acompañarse con la más amplia libertad académica, para que las instituciones definan libremente sus modelos educativos, así como sus propios planes y programas de estudio, puesto que la autonomía no sólo económica, sino significa la libertad para educar.

 

“Se trata de movernos hacia adelante; de preservar el principio de progresividad, para consolidar los avances logrados y, por ningún motivo, retroceder sobre lo logrado. En la iniciativa privada esperamos que este proceso de audiencias y, en su momento, de reforma, se haga sin prisas, consultando a todas las voces y, sobretodo, teniendo claro el interés de la niñez como prioritario”, concluyó.

Fuente: NTX