Javier Barcenas

 

La educación es el instrumento más valioso para que el ser humano despliegue todas sus potencialidades, desarrolle sus aptitudes y forme sus habilidades, libere su conciencia, se convierta en sujeto de la historia y eslabón de la civilización que hereda, y al aprenderla, la recrea y amplía desde su contexto y desde su realidad.

Así lo señaló la senadora por el Partido Revolucionario Institucional, Beatriz Paredes Rangel, al participar en las mesas de trabajo rumbo a la Reforma Educativa, que se realizan en San Lázaro, en donde dijo estar convencida de que en el caso mexicano, además, la educación ha sido una palanca valiosísima de movilidad social.

Por eso creo en un sistema educativo público, gratuito y laico, donde impere el pensamiento científico, la comprensión histórico-social y la capacidad pedagógica.

“¿Cuál es el bien que tutela ese sistema educativo público? El que los educandos aprendan. El aprendizaje de las niñas y los niños, de los adolescentes y de los jóvenes. ¿Qué enseñar y cómo hacerlo? Es materia de legislación reglamentaria, los valores que ha de transmitir la educación derivan de la Carta Magna”, manifestó ante diputados locales y federales, así como senadores.

Dijo creer que cualquier modificación constitucional, debe establecer que es obligación de la educación que imparte el Estado, de todos los protagonistas y componentes que hacen el proceso educativo, garantizar el aprendizaje de los educandos.

Lograr que niñas y niños, que adolescentes y jóvenes verdaderamente aprendan, corresponde a la obligación moral del sistema educativo mexicano, y es lo que prestigiará a sus integrantes. Si eso no se alcanza, estaremos atrapados en una dolorosa simulación.

“Enseñanza que enseña y alumnos que aprendan, es la mejor estrategia para que, además, la educación sea inclusiva y coadyuve a la justicia social.

“Creo, con Savater, que la educación es el único mecanismo de revolución pacífica que hay. La educación es el antídoto contra la fatalidad; la fatalidad provoca que el hijo del pobre siempre sea pobre; que el hijo del ignorante siempre sea ignorante”, mencionó.

Por su parte, la diputada Marcela Torres Peimbert del PAN, llamó a tener un acuerdo, a ver más allá de la coyuntura, desde luego que a tocar intereses, no hay reforma que no toque intereses. “La palabra misma lo contiene”.

Vayamos más allá de sus intereses, logremos hacer de la educación en México, ese  vehículo de progreso, ese vehículo de libertades, ese vehículo de futuro viable para nuestro país.

“Sé que podemos hacerlo, sé que podemos lograr un acuerdo, qué mejor logro para esta etapa de nuestro país que una reforma educativa de acuerdo, de largo aliento, en donde todas y todos pongamos el mejor contenido posible.

“Sé que lo podemos lograr, las conozco y los conozco a muchas y muchos de ustedes, reconozco en todas y en todos talentos, habilidades y deseos de bienestar, hagámoslo posible”, mencionó.

En tanto, la diputada Marivel Solís Barrera de Morena, planteó reformar el artículo 73 constitucional, a fin de facultar al Congreso de la Unión para expedir una Ley General en Materia de Ciencia, Tecnología e Innovación, con el objetivo de promover la generación, difusión y aplicación de los conocimientos científicos y tecnológicos que requiere el desarrollo del país.

Además, dijo que debe establecer mecanismos de coordinación y financiamiento entre entidades federativas, municipios y Federación, con el propósito de consolidar el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

La también presidenta de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación resaltó la importancia de que en la Constitución Política se siga conservando la redacción relativa al reconocimiento de la autonomía universitaria.

El presidente del Congreso de la Ciudad de México, Jesús Martín del Campo Castañeda, afirmó que no debe culparse a los maestros por el deterioro del sistema educativo, ya que éste es por las políticas de gobiernos neoliberal que ha seguido México.

Sostuvo que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) “se convirtió en el instrumento de persecución de maestros, una especie de inquisición educativa”.

El coordinador de la bancada de los ciudadanos Tonatiuh Bravo, reiteró que debe mantenerse el respeto a la autonomía de universidades públicas en el país y garantizar que el Gobierno Federal aporte los recursos indispensables para una cobertura universal en la educación superior como se propone a nivel constitucional, debido a la falta de equidad en la inversión que realiza cada estado.

En la audiencia pública sobre la reforma educativa, el coordinador Tonatiuh Bravo enfatizó que “para dar esta garantía de cobertura universal, hay que valorar que no todos los estados parten de la misma realidad y que se necesita hacer un esfuerzo superior en entidades donde no existe tanta cobertura en educación superior y que tienen menos condiciones de equidad en consideración de recursos”.