En el marco del debate por la conmemoración del 102 aniversario de la promulgación de la Constitución, Morena advirtió que va por reformas para devolver derechos, mientras que PAN y PRI advirtieron que jamás avalarán cambios que signifiquen un retroceso social o político y mucho menos pretendan coartar libertades.

 

En tribuna, la morenista Abelina López Rodríguez afirmó que la Carta Magna hoy, con sus más de 693 reformas, se ha convertido en letra muerta, quedando en el olvido la lucha de cientos y miles de mexicanos que buscaron tener un México de mejores oportunidades.

 

“Y de ello da cuenta el Artículo Tercero constitucional, el 27, el 28 y el 123, en que han sido aniquilados los derechos de los maestros, de los campesinos, de los obreros, de la pequeña y mediana economía. Porque en la ruta de su desmantelamiento solamente el 1 por ciento concentra la riqueza del país”, reprochó.

 

Afirmó que la Cuarta Transformación devolverá los derechos, “vamos a la abrogación del Artículo Tercero constitucional. Vamos a tipificar el delito de hechos de corrupción, tipificar el delito de robo de gasolina”.

 

López Rodríguez advirtió que no hay Cuarta Transformación si no se devuelven los derechos de los ciudadanos.

 

Por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Claudia Pastor Badilla, resaltó que en el pasado proceso electoral los ciudadanos llamaron a un cambio, sin embargo, ello no equivale a tirar por la borda nuestra historia, luchas sociales y, sobre todo, las instituciones que con tanto esfuerzo han construido los mexicanos.

 

“La tensión entre pasado y futuro no pasa jamás por la destrucción o las simulaciones demagógicas. Debe quedar claro, los ciudadanos con su voto se pronunciaron por eficientar y enaltecer el ejercicio político, en modificar la forma en que se ha ejercido el poder público, pero no votaron por cambiar los fundamentos de nuestra nación ni su Ley Suprema”, subrayó.

 

No obstante, reconoció el derecho de todo nuevo gobierno para ajustar las leyes secundarias e impulsar sus cursos de acción pública, pero advirtió que su partido no avalará cambios a la Constitución que vulneren derechos y llamen a la división de la sociedad.

 

“Lo decimos claro: no acompañaremos cambios constitucionales que signifiquen un retroceso social o político. No avalaremos cambios constitucionales que coarten la libertad individual y menos por ambiciones del gobierno en turno”, añadió.

 

En su turno, el panista Marcos Aguilar Vega reconoció que la Constitución actual no es la misma que aquella aprobada en 1917, pues ha visto muchos cambios que en su mayoría se han dado para adaptarse a las condiciones de cada contexto histórico.

 

Si los cambios son para mejorar entonces bienvenidos sean, pero si se trata de cambiar algo solo por cambiarlo de manera arbitraria, las cosas no mejoran, empeoran, enfatizó el legislador del Partido Acción Nacional (PAN).

 

“Una cosa es reformar y otra muy diferente manosear a capricho del gobernante en turno. Cuando se busca manipular la Constitución para servir o satisfacer intereses personales o de grupo, lo único que se consigue es debilitar a la democracia y a sus instituciones”, advirtió.

 

Aguilar Vega aseveró que “en el PAN no vamos a permitir que la Constitución se convierta en víctima de una mayoría que no escucha razones, que ignora los hechos y se niega a actuar cuando debe actuar”.

 

Afirmó que su bancada no permitirá que la Constitución sea manipulada para justificar la falta de visión de Estado, de estrategias y de visión de futuro.

Fuente: NTX