La educación media superior es el reto educativo del momento, afirmó el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, quien sostuvo que se busca reencausar y mejorar políticas públicas en la materia.

Expuso que los mexicanos de entre 15 y 18 años de edad viven una realidad compleja, aunado a que están expuestos a distintas tentaciones y prácticas que pueden impulsarlos a una vida socialmente productiva y constructiva o hacia a la depresión y lo antisocial.

Durante su participación en el seminario Líneas de Políticas Públicas para la Educación Media, explicó que la transformación educativa que impulsa la administración del Gobierno Federal debe ser cuidadosa de desarrollar políticas diferenciadas donde prevalezcan criterios de equidad, que apoyen a quien más lo necesita a fin de igualar, en armonía, a la sociedad.

Ante el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Weichers, Moctezuma Barragán explicó que se busca reencausar y mejorar las políticas públicas para dicho nivel.

Recordó que a partir de las más de 64 mil ponencias que se desarrollaron en los Foros de Consulta por una Educación de Calidad con Equidad se realizó un ejercicio de recopilación, clasificación, análisis y síntesis de las distintas propuestas.

Afirmó que no se creará un marco rígido que guíe a la educación en los próximos seis años; “queremos crear un acuerdo flexible, abierto y participativo que nos oriente como un mecanismo de participación en donde todo mundo que tenga algo que decir sea consultado”.

Moctezuma Barragán destacó que el acuerdo contiene los elementos básicos en materia de desarrollo curricular; dignificación docente y formación continua; infraestructura y financiamiento; y advirtió que las limitaciones presupuestales no pueden ser una excusa para cambiar las cosas.

Por su parte, el subsecretario de Educación Media Superior, Juan Pablo Arroyo Ortiz, presentó las Líneas de Políticas Públicas para la Educación Media, donde se establecen seis ejes: calidad y equidad; contenidos y actividades para el aprendizaje; dignificación docente y revalorización de las condiciones laborales; gobernanza en la escuela; infraestructura educativa; y financiamiento y recursos.

Afirmó que el modelo educativo vigente considera a las escuelas como si todas tuvieran las mismas condiciones de operación, infraestructura y administración, “lo que está muy alejado de la realidad porque no observa la heterogeneidad que prevalece dentro del sistema educativo”.

Arroyo Ortiz planteó además que la educación media superior debe ser atendida con fundamentos y estrategias propias para permitir su mejor desempeño.

Reiteró que, para favorecer la formación integral de los estudiantes, se necesita garantizar el derecho que tienen los maestros de acceder a un sistema permanente de actualización y formación continua donde se reconozca su contribución a la educación y a la sociedad.

Asimismo, consideró urgente resolver el problema del abandono escolar, por lo que propuso revisar las condiciones que existen en la comunidad estudiantil como edad, desarrollo socio-afectivo, logro escolar y hábitos de estudio.

Además la situación económica de la familia, estado de salud, acceso a la infraestructura educativa física o virtual, a fin de identificar los obstáculos que propician el rezago escolar.

NTX