El sector inmobiliario espera un crecimiento “conservador” de entre 5.25 y 6.0 por ciento para este 2019, lo cual será muy similar al 5.12 por ciento obtenido al año anterior.

Las estimaciones muestran un escenario positivo porque “las aguas están regresando a su nivel”, argumentó el presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), Pablo Vázquez Rodríguez.

En rueda de prensa explicó que parte de ello será resultado de las políticas públicas de seguridad que impulsa la nueva administración federal y la inversión nacional y extranjera que llegará a través de diversos instrumentos comerciales, como el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Destacó que en México hay potencial para mantener un ritmo de crecimiento, pues hay una alta demanda de vivienda habitacional, de entre 10 y 11 millones; se cuenta con una cartera hipotecaria de 6.0 por ciento, una de las más bajas del mundo; y una inflación controlada de 4.89 por ciento.

“Son indicadores macroeconómicos que nos siguen posicionando en un escenario optimista para los próximos lustros, a pesar de las amenazas (internas y externas) que día a día se presentan”, manifestó.

Los sectores inmobiliarios y de construcción aportan más del 14.1 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) y existen entre 10 y 15 millones de familias con suficiente capacidad económica para adquirir vivienda hacia 2025, refirió.

De ahí, indicó, que la demanda crecerá con mayor fuerza en el segmento residencial, con más del 7.0 por ciento, y le seguirán el de renta, desarrollos de lujo, vacacional, hoteles y oficinas.

Vázquez Rodríguez subrayó que en Nuevo León, Estado de México, Jalisco, Ciudad de México y Chihuahua habrá mayores solicitudes de vivienda por parte de la población.

Por otra parte, el empresario se congratuló porque la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) destinará, como parte del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019, un monto de 400 millones de pesos para subsidios y créditos a través del Infonavit.

Indicó que dicho monto se distribuirá entre trabajadores con ingresos de hasta 2.8 UMA (Unidad de Medida y Actualización) -seis mil 860.70 pesos mensuales- a nivel nacional y bajo las reglas de operación que están en aprobación para el ejercicio fiscal 2019 del Programa de Vivienda Social de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), en su vertiente de Cofinanciamiento.

Sin embargo, comentó que el presupuesto es bueno, pero no lo es suficiente para abatir el rezago de vivienda y apoyar a la población más desprotegida.

“Estamos seguros que esto va ir cambiando”, expuso el presidente de la AMPI, quien confió que hacia marzo de este año se tenga una definición más sólida respecto a los apoyos.

Fuente: NTX