En la política de seguridad del gobierno federal, los ejes estratégicos son el pleno respeto a los derechos humanos, el combate a la corrupción y la creación de la Guardia Nacional, dejó claro el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo Montaño.

En el marco de la XXX Reunión de Embajadores y Cónsules, celebrada en la Secretaría de Relaciones Exteriores, indicó que por ello se impulsarán modificaciones legales para tipificar como delitos con sanción definida el incumplimiento a las recomendaciones de las comisiones nacional y estatales de derechos humanos.

“Se erradicará la represión y nadie será torturado, desaparecido o asesinado por un cuerpo de seguridad del Estado. El nuevo gobierno no permitirá que se cometan actos de impunidad desde el poder y se investigará cualquier denuncia de violación a los derechos humanos”, señaló ante los 105 titulares que encabezan las embajadas, consulados y misiones de México en el exterior.

Respecto a la Guardia Nacional refirió que en la estrategia de seguridad serán prioridad los delitos del fuero común, por lo que se plantean atribuciones para que la Guardia sea coadyuvante de los cuerpos estatales y municipales de seguridad en delitos como el robo a casa-habitación, extorsión, secuestro y robo de vehículos.

Así como el combate al crimen organizado, con prioridad a aquellas organizaciones que generan los más altos niveles de violencia, informó la dependencia federal en un comunicado.

Durazo Montaño aseveró que es necesario un cambio de paradigma en la forma de enfrentar la inseguridad, “superando la estrategia basada en el uso exclusivo de la fuerza por una estrategia de visión amplia, que vaya a la atención de las causas profundas que la generan”.

Otro de los puntos, agregó, es el combate a la corrupción en los cuerpos de seguridad, la regeneración ética de la sociedad, una política social que genere bienestar, el cambio de la estrategia de combate a las drogas, construcción de paz, dignificación de las cárceles, y la creación de la Guardia Nacional.

Fuente: NTX