Tania Ruvalcaba Valdés, egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México, formó parte de un grupo multidisciplinario de salud que viajó a Lusaka, capital de la República de Zambia, donde tuvo oportunidad de brindar un plan de suplementación a infantes y adolescentes.

            Ante estudiantes de dicha facultad, con quienes compartió su experiencia como voluntaria del programa de salud de Zambia, la especialista en asesoría en nutrición destacó que además de vacunar, el equipo médico se estableció en stands para desparasitar a los niños, darles vitamina A, así como pesarlos y conocer el estado nutricional de los recién nacidos.

Sostuvo que era primordial identificar de forma oportuna el padecimiento de marasmo, un tipo de desnutrición pediátrica que requiere atención personalizada y regular.

Indicó que algunas dificultades que enfrentó en la nación africana es que la población considera el sobrepeso y la obesidad como símbolo de opulencia, por lo que consumen grandes cantidades de sal y azúcar, así que como parte de sus actividades informó a la población sobre las consecuencias nocivas del consumo excesivo de estos ingredientes.  

Tania Ruvalcaba Valdés enfatizó que a partir de disciplinas como la nutrición es posible brindar ayuda a poblaciones que lo necesitan y mejorar su calidad de vida al asesorar sobre qué alimentos representan una fuente de alimentación saludable.