Por Nelia Marcela Ojeda Castilla

 

El IPC de la BMV se hundió casi 6%, tras propuesta de MORENA de prohibir el cobro de comisiones bancarias.

 

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se desplomó  este jueves 5.81%, su peor caída en los últimos dos años, arrastrado por el descenso en los precios de las acciones de algunos bancos, luego de que el Grupo Parlamentario del  Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en el Senado de la República, presentara ante el Pleno una iniciativa para prohibir el cobro de comisiones que las instituciones bancarias aplican a sus clientes por diversos conceptos.

 

Al cierre de las operaciones, el IPC se ubicó en  los 44 mil 190.25 puntos, lo que significó un retroceso de 2 mil 727.15 unidades.

 

Alrededor de las 11 de la mañana, los precios de las acciones de algunos bancos se hundieron tras la noticia de que a nombre del coordinador de la bancada de MORENA en el Senado, Ricardo Monreal, la legisladora Bertha Alicia Caraveo Camarena presentaría la citada iniciativa.

 

Así, a esa hora el precio de las acciones de GFNorte, caía 11.71%, mientras que las de GENTERA se depreciaban 8.86%; las de SANTANDER, 8.58%; las de  GFINBUR 7.79%, y las de Bajío, 5.62%, mientras que alrededor de las 14:20 horas, el IPC se desplomaba más de 6%, su peor caída en una década.

 

Tan solo el Grupo Financiero Banorte, mostraba una pérdida de 31 mil millones de pesos en su valor de capitalización en la BMV, y aunado a ello, a las 16:30 horas el tipo de cambio del dólar interbancario se ubicaba en 20.19 pesos por unidad.

 

La iniciativa en cuestión se trata del Proyecto de Decreto de Modificaciones a la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros (L-TOSF) y a la Ley de Instituciones de Crédito (LIC), y principalmente propone prohibir a los bancos el cobro de comisiones por conceptos como los siguientes:

 

Operaciones de consulta de saldo y retiro en efectivo en cajeros automáticos internos; por no facturar monto mínimo a comercios que hacen uso del producto de Terminal de Punto de Venta (TPV); reposición del plástico bancario (tarjeta de crédito o de débito) por robo o extravío; por la emisión del estado de cuenta adicional y/o la impresión de movimientos, y por aclaraciones improcedentes de la cuenta, derivadas de movimientos o cargos no reconocidos.

 

También propone que a los bancos se les prohíba el cobro de comisiones a sus clientes por disponer de crédito en efectivo; por anualidad de la o las tarjetas de crédito; por solicitar su estado de cuenta correspondiente a meses anteriores, ya sea en sucursal o por vía telefónica, y por transferir recursos a cuentas de otros bancos, sin importar si la operación resulta exitosa o no.

 

De igual manera proponen eliminar las comisiones bancarias por la adquisición o administración de dispositivos de seguridad para la producción y utilización de contraseñas de uso único (token’s); por el mantenimiento del saldo mínimo para exentar el manejo de cuenta o membresía, y por cada cheque de caja girado y certificado.

 

Asimismo, la propuesta indica que las entidades financieras no podrán cobrar comisiones a sus clientes por el pago tardío de un crédito; por el no pago, o por cualquier otro concepto en el que se involucre el cobro de intereses moratorios durante ese mismo periodo.

 

Además, de acuerdo con el proyecto, dentro de los primeros cinco días hábiles posteriores al vencimiento del plazo límite de pago establecido en el contrato entre el usuario y la institución financiera, se suspendería el cómputo de intereses moratorios.

 

No obstante todo lo anterior, la propia iniciativa apunta que el Banco de México (Banxico) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), deberán establecer esquemas tarifarios que permitan reducir anualmente el cobro de comisiones a los usuarios, por el retiro (de recursos) y la consulta de su saldo en operaciones interbancarias.