A las personas que de forma dolosa realice una llamada, aviso o alerta falsa a las líneas de emergencia a través de cualquier medio de comunicación, como teléfono fijo, móvil, radio, botón de auxilio, aplicaciones, internet o cualquier otro medio electrónico a números de emergencia, se le impondrá de tres meses a dos años de prisión.

En una reforma al artículo 211 Quater del Código Penal capitalino, en el Capítulo V Uso indebido de los servicios de llamadas de emergencia, señala además que se le multará de diez a cien unidades cuantificables de medida y actualización.

En caso de que la llamada, aviso o alerta falsa a números de emergencias lo realice un adolescente se sancionará de acuerdo a la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes.

Aclara que este acto ilícito se perseguirá por querella.