La titular de la Sedatu, Rosario Robles, llamó a que se le investigue “hasta por debajo de las piedras” y si hay una sola prueba se le castigue. “Tengo las manos limpias y la conciencia tranquila”, respondió a las acusaciones y descalificaciones de diputados del PAN, Morena, PT y PRD.

“No necesito que nadie me dé una amnistía. No requiero amnistía. Yo no requiero absolutamente que nadie me perdone de antemano. A mí que se me investigue todo lo que se quiera. Que se investigue hasta por debajo de las piedras”, subrayó.

Al comparecer ante el pleno de la Cámara de Diputados en el marco de la glosa del VI Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, rechazó actos de corrupción en su paso por la Secretaría de Desarrollo Social, y en la actual dependencia.

En una ríspida comparecencia, la funcionaria afirmó que su evolución patrimonial durante estos seis años se mantiene igual, “viviendo en la misma casa, no en la que llegué siendo secretaria de Sedesol, sino en la que vivo hace 23 años. No tengo más propiedad que esa”.

Sostuvo que tampoco tiene otra cuenta bancaria que no sea en la que se le deposita su salario mensual y defendió la legalidad de los convenios establecidos por Sedesol y por Sedatu con universidades.

“A la Sedatu y a la Sedesol como instituciones, les corresponde establecer convenios con las universidades. No les compete investigar lo que las universidades realizan porque son autónomas y somos respetuosos, por ley, de los procedimientos que ellas misma se dan”, subrayó.

Afirmó que dichas dependencias no contrataron con ninguna de las empresas mencionadas en informaciones de carácter periodístico. “No hay un solo contrato, un solo contrato que se haya exhibido suscrito por Sedesol o por Sedatu con dichas empresas, y mucho menos con empresas fantasma”.

Robles Berlanga advirtió que ha sido la más abierta a que este tema se investigue por las instancias competentes, que son la Auditoría Superior de la Federación, la Procuraduría General de la República y la Secretaría de la Función Pública.

“Son las encargadas de esta investigación y las encargadas de establecer que si hubo un ilícito, se pague por quien lo haya cometido. Yo soy la primera en señalarlo y quien así lo ha exigido. Quien al amparo del servicio público haya cometido una irregularidad tiene que pagar”, expresó.

Frente a las acusaciones de distintos diputados, el priísta Eduardo Zarzosa Sánchez sostuvo que su bancada rechaza las expresiones dolosas y falsas en contra de la funcionaria y del gobierno federal, y que su único fundamento son las notas mediáticas.

Llamó por ello a que si tienen pruebas, “que las muestren y que las lleven a la autoridad competente. Es así de sencillo, no permitiremos que sigan mintiendo y sacando beneficio político de esta comparecencia”, subrayó.

Entre gritos de los parlamentarios opositores, el legislador priísta aseguró que su bancada cree en la probidad, honestidad y profesionalismo de Rosario Robles, por lo que rechazan contundentemente las falsas acusaciones.

Por su parte, la panista Adriana Dávila, acusó que la actuación de Robles Berlanga como titular de Sedesol y Sedatu está cubierta por el manto del lucro electoral, el enriquecimiento ilícito y la impunidad.

Desde su curul, el petista Gerardo Fernández Noroña pidió que se cancelara la comparecencia, “porque es intolerable estarle escuchando ese nivel de desvergüenza”.

La diputada del PRD, Lilia Villafuerte Zavala, afirmó que Rosario Robles Berlanga debe asumir su responsabilidad por señalamientos sobre desvío de recursos cuando ha estado al frente de las secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y la de Desarrollo Social (Sedesol).

Por Morena, Sandra Simey Olvera cuestionó a la funcionaria el por qué fue cómplice de la estafa maestra, según las investigaciones profesionales de periodistas .

“A diferencia de hace un año, hoy nadie la defenderá. Hoy, sí acaso algunos están gritando y le aplaudirán, los que no ganaron la elección, los que son del viejo régimen y no saben más que hacer eso”, aseveró la legisladora.

En respuesta, la funcionaria expresó: ”no necesito que nadie me defienda, me defiende mi trabajo, me defiende mi trayectoria y las obras que hemos realizado”.

No renunciaré a mi cargo, sostiene Rosario Robles ante diputados

A 45 días de que concluya la actual administración federal, la titular de la Sedatu, Rosario Robles Berlanga, indicó que no piensa renunciar a su cargo pues “tengo mucho trabajo y no tengo fuero”, por lo que seré una ciudadana común y corriente que hará frente a cualquier autoridad.

“Porque tengo las manos limpias y tengo la conciencia tranquila. No voy a estar sentada aquí para ampararme, voy a estar allá afuera”, expresó ante las acusaciones de diputados opositores durante su comparecencia en el marco de la glosa del Sexto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Refrendó que los contratos celebrados con las universidades y con los sistemas estatales son legales, “el dinero no está desaparecido. Que el dinero llegó a estas instituciones por un servicio y estas instituciones entregaron el servicio, tanto a Sedesol como a Sedatu”.

En las más de seis horas de comparecencia, Robles dejó claro que no solo no hay ninguna denuncia en su contra, sino que la Auditoría Superior de la Federación lo señala claramente, “cuando establece una observación se pasa a un proceso de solventación de esa cuenta pública y en ese proceso están”.

Dijo creer en las instituciones encargadas de investigar, de procurar justicia y de fincar delitos, si los hay, y lamentó que se haya establecido un juicio a priori cuando no hay una sola denuncia, ni penal ni administrativa ni resarcitoria, en su contra.

“Y, además, tengo la tranquilidad de saber que esas instituciones van a estar ahora en manos de un partido diferente al que gobernó en este sexenio y el tiempo, el tiempo dirá la verdad. En ese sentido creo cabalmente en la justicia y creo que esta justicia es la que va a prevalecer”.

Respecto a la reconstrucción de viviendas afectadas por los sismos de 2017, Robles Berlanga subrayó que hasta el día de hoy, 98 por ciento de los damnificados ya recibieron sus tarjetas para la reparación o reconstrucción de sus hogares.

“Se han entregado 166 mil 970 tarjetas bancarias. Las dos mil 862 tarjetas pendientes se encuentran en sucursales del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) para ser entregadas”, en ese sentido agregó que el conjunto de personas que ya recibieron su tarjeta se le ha depositado ocho mil 087 millones de pesos, de los cuales siete mil 516 millones de pesos ya han sido retirados.

Ante el Pleno de la Cámara de Diputados, la titular de la Sedatu precisó que el apoyo lo han recibido y lo ejercen las propias familias damnificadas, en un ejercicio de transparencia y corresponsabilidad, lo cual ha sido una de las características de la actual administración.

“Se tiene un registro de más de 49 mil viviendas con daño total en proceso de reconstrucción y se adoptó además un esquema de supervisión en el que los principales actores han sido las mujeres, quién mejor que ellas para garantizar que el hogar de sus hijos fuer reconstruido”, agregó.

Ante los señalamientos del perredista Emanuel Reyes Carmona, respondió que “en este mismo momento vayamos juntos, los dos, a la Procuraduría General de la República”.

En tanto, la priista Martha Hortencia Garay Cadena lamentó la “ligereza, irresponsabilidad y el cinismo” con que el legislador del PRD se dirigió a la titular de la Secretaría Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), mientras que Mariana Rodríguez lamentó que la Cámara de Diputados pretenda erigirse en tribunal juzgador y llevar un juicio sumario.

Por su parte, el petista Gerardo Fernández Noroña aseveró que no habrá impunidad para nadie en el futuro gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Durante la comparecencia, los diputados del Partido del Trabajo, Gerardo Fernández Noroña y el extitular de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda, se confrontaron verbalmente por algunos instantes, aunque luego todo regresó a la calma y continuó la comparecencia, para finalizar minutos más tarde.